Seudónimo

¿Cuáles son mis razones?

 Como te he dejado saber que escribo con un seudónimo me siento motivada a compartir las razones que me llevó a tomar esa decisión para escribir mis libros y también este blog que estamos compartiendo.  Muchos autores clásicos y modernos como Pablo Neruda, por ejemplo, nos pueden venir a la mente.  Cada individuo tiene sus motivos propios, puede ser por razones de negocio o para algunas personas como en mi caso, no es fácil contar tu pasado por razones familiares. No es que necesariamente escondas grandes secretos, pero no es lo mismo que escuches de mis labios mi vida dónde puedo darte los detalles completos a que leas un párrafo con el léxico abreviado. Si eliges alguna vez escribir con un seudónimo, tus razones pudieran ser distintas, pero todas son válidas para cada persona. Un seudónimo no te protege de situaciones legales ni fiscales, ya que debes subir tu nombre real como la persona a cargo de la página.  Igualmente, las liquidaciones y contratos vienen con tu nombre legal. Podrías construir una empresa y figurar ese nombre. Te recomiendo que te asesores con un abogado para esos menesteres. También te estarías cerrando la oportunidad a dar lecturas públicas y firmar autógrafos, pero en fin, lo más importante es lo que te motiva a usarlo. Lo demás puedes indagarlo con calma antes de que tomes la decisión.

Al comenzar a escribir mi primer libro me di cuenta de que por más interesante que haya sido mi vida para mí lo más razonable es que no lo fuera para otros, al menos que pudieran identificarse en algunos aspectos. Con esto en mente le di un giro de novela romántica. En mi caso podría decir que es una comedia romántica, porque en nuestras vidas siempre hay algo de historias de amor. Lo cómico es relativo a que durante la juventud, por ejemplo, pasan un sinfín de locuras interesantes. Estos eventos son recordados con una sonrisa en los labios al entender lo gracioso de las decisiones que se toman con la edad.

En este mundo en el que vivimos es difícil ser transparentes y no exponernos a las opiniones y críticas, unas positivas y otras no tanto. Por lo mismo y por ser todavía una figura pública en el pueblo en el que me desempeño como una profesional pensé que sería más cómodo mantener el anonimato, ya sea por un rato o un largo tiempo.

El seudónimo Corazón Samaritano refleja no solo el pueblo que me vio nacer. En él me encuentro identificada porque todo lo hago con pasión en el corazón y siempre con muchas ganas. A través de esta libertad de exposición puedo contar cuentos urbanos o del barrio, de las gentes, de las quebradas y los llanos donde compartí con mis paisanos hasta pasado mis veinte años. Las historias que escribo reflejan el dolor y muchas veces el humor de las costumbres, de los vecinos y mis más queridos amigos, pero jamás le faltan el respeto. El seudónimo no es una licencia para dañar, herir o deliberadamente burlarte de lo que aconteció mientras lavabas ropa en la quebrada, cuando ibas con las muchachas del barrio a la plaza de tu pueblo a comerte un helado de coco, los pasadías en los ríos o los bailes de marquesina que tanto compartías con ellos en aquel tiempo.

 Puedo decirte que me siento libre en mi expresión y me gusta mucho mi seudónimo, el cual le da una fuente infinita de oportunidad a los temas que me enamoran y al teclado que ahora no para el tic-tac.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s