Shirly’s Evergreens

I must tell you the story about someone very dear to my heart. While beautiful and young she said goodbye forever to all the ones who love her and need her so much. Only in her early 30’s, she had an entrepreneurial spirit. She loved to encourage others to prepare and expand their careers.

A young woman full of determination to make a name for herself soon after arriving in this place. Back home life was not conducive to the opportunities she needed to succeed. The last hurricane devastated the island and, with earthquakes every day it was not the place to build a haven for her two teenage boys. She thought it was safer for them, not aware that soon they will be orphans.

She and her husband arrived in town and started working long hours while finding time to explore the surroundings as a family. One day by recommendation of a previous client she called me with her heart desires. I would like to buy a house, she said. Can you guide us through the process with minimal stress? I was thrilled to meet them. Through that transaction, we developed a friendship that lasted till the end of her days.

I helped her to find a contractor to expand her new home. He noticed she was not looking well and encouraged her to call me. She called me right away. Please help me find a lawyer, I heard at the end of that hard and sad conversation. She explained to me what the doctors told her about her condition. I need to prepare just in case. She never lost hope to beat that illness, not even for a second.

I remember her tears when I came to her side. “I will beat this cancer, you will see,” she said holding on to the hope of getting out of that terrible ordeal. I had her hands in mine making sure we talked about her relationship with our creator. I gave her all the love from our Heavenly Father through words combined with supplications.

Her mother was by her side assisting her in everything she needed for pain and comfort. She looks so strong while in her daughter’s presence. Now I know where my dear a Shirly got her courage. Her husband was without words but never left her side until she was gone forever.

I still remember showing them houses, and when we got to the one with the beautiful evergreens surrounding the front. She quickly exclaimed; this is the one! I know it in my heart! It reminds me of Puerto Rico, it makes me feel at home.

A year has passed, and I am back at the house. All her decorations are still up, her photos on the wall are a silent witness of the beautiful couple’s love. I got to see her older son; he has grown so much after losing his mom. The younger one stayed in Puerto Rico with his family.

I was talking to Shirley’s mother who was broken reminiscing how devastated she is and how much she misses her daughter. I still wait for her calls every day. She used to call me at a particular time. That is at the same time when she took her last breath, she said. I had no words to ease her pain. I just padded her back with tenderness. I was perplexed at her strength.

Her husband got there a little later, he held his emotions while we talked about selling their home. I was taking pictures the next day and we talked about the details of these events. Life can change in a moment.

The house is now packed with some of the memories her son is taking with him back to Puerto Rico. He wants to hold on to the things that remind him of his mom. It was extremely hard to control my tears when I saw the furniture wrapped. They cried a lot that night, I was told. We all remembered how she fell in love with the evergreens that happy day when she found her home.

The evergreens remind me of her every time I see one. Fly high, my amazon warrior. Your memory is still with us.

 

LOS PINOS DE SHIRLY

Una joven llena de determinación decidida a hacerse de un nombre poco después de llegar a este país que hizo su hogar. La vida en la Isla no era propicia para las oportunidades que necesitaba para tener éxito. El último huracán devastó nuestro terruño y, con terremotos todos los días no era el mejor lugar para construir un refugio para sus dos hijos adolescentes. Pensó que era más seguro para ellos, sin saber que pronto los dejaría huérfanos.

Ella y su esposo llegaron a la ciudad y comenzaron a trabajar largas horas mientras buscaban tiempo para explorar los alrededores en familia. Un día por recomendación de un cliente anterior me llamó con los deseos de su corazón. Me gustaría comprar una casa, dijo. ¿Puede guiarnos a través del proceso con el más mínimo estrés? Me emocionó conocerlos. A través de esa transacción desarrollamos una amistad que duró hasta el final de sus días.

La ayudé a encontrar un contratista para expandir su nuevo hogar. Él se dio cuenta de que ella no se veía bien de salud y la animó a llamarme. Me llamó enseguida. Recuerdo sus lágrimas cuando llegué a su lado. Me explicó lo que los médicos le dijeron sobre su condición. “Voy a vencer a este cáncer, ya verás”, dijo aferrándose a la esperanza de salir de ese terrible calvario. Tenía sus manos en las mías asegurándome de que hablábamos de su relación con nuestro Creador. Le di todo el amor de nuestro Padre Celestial a través de palabras combinadas con súplicas. Por favor, ayúdame a encontrar un abogado, escuché al final de esa conversación dura y triste. Necesito prepararme por si acaso. Nunca perdió la esperanza de vencer esa enfermedad, ni siquiera por un segundo. No tenía palabras para aliviar su dolor. Solo le toqué la espalda con ternura. Estaba perpleja por su Fortaleza. Su marido llegó un poco más tarde, controlo sus emociones mientras hablábamos de vender su casa. Estaba tomando fotos al día siguiente y hablamos de los detalles de estos eventos. La vida puede cambiar en un momento.

Todavía recuerdo mostrarles casas, y el momento cuando llegamos a la que tenía los hermosos pinos que bordean el frente. Rápidamente exclamó: ¡Esta es! ¡Lo sé en mi corazón! Me recuerda a Puerto Rico, me hace sentir como en casa.

Ha pasado un año y estoy de vuelta en la casa. Todas sus decoraciones siguen ahí, sus fotos en la pared son un testigo silencioso del amor de la hermosa pareja. Llegué a ver a su hijo mayor; ha crecido tanto después de perder a su madre. El más joven se quedó en Puerto Rico con otros familiares.

Su madre estaba a su lado ayudándola en todo lo que necesitaba para el dolor y la comodidad. Se veía tan fuerte mientras estaba en presencia de su hija. Ahora yo sé de dónde sacó mi querida Shirly su coraje. Su marido estaba sin palabras, pero nunca se fue de su lado hasta que ella se fue para siempre.

Estuve hablando con la madre de Shirley, desconsolada recordando lo mucho que extraña a su hija. Sigo esperando sus llamadas, me decía. Solía llamarme a la misma hora todos los días. Esa fue a la misma hora cuando tomó su último suspiro, me había contado la odisea sobre aquella separación.

En la casa ahora veo unos paquetes. Recuerdos que su hijo se llevara con él de regreso a Puerto Rico. Necesita aferrarse a las cosas que le recuerdan a su madre. Fue extremadamente difícil controlar mis lágrimas cuando vi los muebles envueltos. Lloraron mucho esa noche, me dijeron. Todos recordábamos cómo se enamoró de los pinos ese feliz día cuando encontró su hogar. Los pinos me la recuerdan seguido. Tengo varios en el lugar donde vivo. Vuela alto mi Amazona. Tu memoria sigue con nosotros.

The Lake House

I want to give honor to the ones who where forced to left their dreams behind.

I cannot stop thinking about the previous owners while I make their little lake house mine. As I am cleaning, I picture the couple in my mind, she was up in her 80 years old, I believe. Her husband was gone for three years while she stayed behind in the rural lake community they shared since 2004.

She was too fragile to do the minimal upkeep of this tiny 860 square feet home. It seems that it was hard for her to let go of the memories she created with her late husband. She stayed by herself as long as she could. I had so much respect and reverence in every step I took to restore the house to it’s potential.

I found little gadgets she left behind. I will forever treasure them. They will become permanent fixtures in this cute place we love so much already. My husband came to the house. He was up in the garage, cleaning, and organizing. It seems he had a well-organized workplace once. The husband was sick for a while before he passed. Everything he owned was still there, covered in dust.

He was a handyman. You can see it in the many tools he owned, the ledge to prevent water intrusion through the doors, the French drain to divert water from the driveway, and in the way, he kept the yard. The neighbors said he had a green thumb. Flower beds all around, now full of weeds. I hope the tomato plants, Irises, Butterfly bush, and even a Fig tree still bloom in the Spring.

My husband was having the same feelings as he enters the house and approaches me with sorrow. He explains the sadness he was feeling thinking about the beautiful couple. We saw pictures of them on the coffee table. She left and took with her all her memories. He said, dear as them, one day it will be us. We will also leave this house and the memories we built.

We are Real Estate Agents, you see, but this was not just a transaction. We inherited the precious home someone left for us to treasure. I keep the sweet lady with whom I briefly shared some of her memories before she left for a retirement center in my prayers. I believe God will grant her many years and abundant health.


No puedo dejar de pensar en los dueños anteriores mientras hago mía la pequeña casa en el lago. Mientras estoy limpiando me imagino a la pareja en mi mente, ella tenía más de 80 años me parece. Su esposo ha estado ausente durante 3 años mientras ella se quedó en la comunidad rural al las riberas del lago donde vivían desde 2004.

Ella era demasiado frágil para hacer el mínimo mantenimiento de esta pequeña casa de 860 pies cuadrados, pero parece que le fue difícil dejar ir los recuerdos que creó con su difunto esposo. Se quedó sola todo el tiempo que pudo.  Sentí mucho respeto y reverencia en cada paso que daba para restaurar la casa a su potencial.

Encontré pequeños artilugios que dejó atrás. Los atesoraré por siempre. Se convertirán en accesorios permanentes en este lindo lugar que ya amamos tanto. Mi esposo vino a la casa, estaba en el garaje limpiando y organizando. El garaje parecía haber sido un lugar de trabajo muy bien organizado alguna vez. El esposo estuvo enfermo por un tiempo antes de morir, todo lo que tenía todavía estaba allí, pero ahora estaba cubierto de polvo.

Definitivamente era un hombre hábil, se puede ver en las muchas herramientas que poseía, la repisa para evitar la entrada de agua a través de las puertas, el desagüe francés para desviar la lluvia del camino de entrada y en la forma en que mantenía el patio. Los vecinos dijeron que tenía habilidad en la jardinería. Macizos de flores alrededor, ahora están llenos de pasto. Espero que todavía florezcan en primavera. Plantas de tomate, lirios, arbustos de mariposas e incluso una higuera.

Mi esposo estaba teniendo los mismos sentimientos cuando entró a la casa y se acercó a mí con dolor. Explicó la tristeza que sentía al pensar en la hermosa pareja. Vimos fotos de ellos en la mesa de café antes de que ella se fuera llevándose todos sus recuerdos. Dijo,”querida como ellos algún día seremos nosotros, también dejaremos esta casa y los recuerdos que construimos”.

Somos agentes inmobiliarios, estamos acostumbrados pero esto no fue solo una transacción. Heredamos la preciosa casa que alguien nos dejó quizás con la esperanza de que la atesoráramos como ellos lo hicieron. Mantengo la frágil señora con la que compartí un poco de sus recuerdos antes que se marchara a un centro de retiro en mis oraciones. Creo que Dios le concederá muchos años y salud en abundancia.

Corazón Latino

Una de las mayores satisfacciones de mi vida es ayudar a mis clientes a cumplir su sueño.

Independientemente del país hispano parlante del que vengas, cuando oyes tu idioma en las redes sociales te paras a ver de que se trata el asunto. Es que no somos bochincheros pero nos encanta compartir información y hasta hacerla viral. Hoy pasé por Instagram a ver que había de nuevo por eso de que, ya saben! No quiero quedarme atrás como el cangrejo como dicen en mi amado suelo. Allí encontré el vídeo de America Ferrera on TED Talk 2019: “Mi identidad no es un obstáculo es mi superpotencia” (“My identity is not an obstacle — it’s my superpower,”)

Me quedé pegada hasta el final y luego volví a ver si se me había quedado una parte sin oír. No es la primera vez que lo oigo pero hoy resonó en mí de una forma muy peculiar. Este discurso iba al compás de mis pensamientos de esta semana. Lo cierto es que me sentía igual como ella lo describe en su charla desde que comencé mi carrera en Bienes Raíces pero no le hacia mucho caso, estaba joven y conquistar mis obstáculos eran mi meta. Bueno, los conquisté. Tanto así que en el mes de la hispanidad, septiembre, me dieron un reconocimiento en una agencia sin fines de lucro y hasta el alcalde lo puso en su muro. Veinte años de triunfos en una carrera que comencé sin hablar el idioma anglo. Solo lo entendía, y medio podía comunicarme.

Mi primer cliente fue un doctor militar. Él me decía que con él podía practicar mi carrera. Yo le contestaba que con él me iba a salir del trabajo porque no encontraba las calles y mucho menos la casa con “carácter” que él buscaba. Un compañero se entró en la parte trasera de mi “station wagon” (no me juzgues no sabía mucho de autos tampoco) y él hablaba con mi cliente mientras yo manejaba al estilo boricua.

Todavía tengo el mismo acento, yes sir, yes ma’am. Eso no se fue de mí, pero en vez de dificultar mi carrera la disparó hacía adelante. Eso pese a que yo también me quería hacer invisible y no llamar la atención. En ocasiones lloré en mi oficina durante los “get together” de los otros agentes. Me sentía menos, me sentía fuera del círculo. Me costó sobreponerse a ese sentimiento y creo que lo hice sobresaliendo en la producción de las ventas.

Recuerdo cuando a algún agente le costó entender por qué a mí me dieron mi propia oficina, bueno era la oficina numero 13, pensé que lo hicieron a propósito, bromas ¡Quizás! Me sentí ofendida pero no dije nada. Yo sabía la capacidad que posea solo me faltaba demostrarla. Es cierto que cuesta mostrar tus habilidades cuando no estás en el círculo que te inspira confianza, pero no es imposible.

Yo decidí aprender bien para poder explicar con mi poca habilidad en el idioma anglo las diferentes formas legales necesarias para comprar o vender inmuebles. Aprender y sonar segura es una clave importante. Debes saber más que el cliente y si no es así, no te tendrán la confianza que se necesita en transacciones tan importantes. Quizás, la transacción más grande de sus vidas. Ese sueño no lo pondrán en manos inexpertas. Hoy no me cuesta hablar el idioma pero mi carrera se solidificó por el deseo de clientes hispano parlantes de hacer dicha transacción en su propio idioma.

Yo pensé que solo dominar el idioma español dificultaría mi futuro en bienes raíces. Pero hoy me he dado cuenta que es un arma que solidifico mi carrera. No lo sabía porque yo misma menospreciaba mi origen pensando que los demás lo hacían. Quizás, todo estaba en mi mente predispuesta. Dice el refrán que “lo que no te mata te hace fuerte”, eso probó ser cierto en mi carrera y en mi vida. Le debo mucho a mis mentores y les expreso mi gratitud en cada oportunidad que me es posible.

¡Adelante mi gente que aquí llegamos a plantar bandera!

El Perdón: ¿Cómo puedo sanar mi corazón?

“Cuando me derrumbo, una mejor versión de mí surge de las ruinas”

Anónimo

Quizás hoy te encuentras navegando las aguas violentas e inciertas del rencor y el resentimiento. La falta de perdón es un reflejo directo de ese sentimiento.
 
Es posible vivir una vida llena de ese horrible sentimiento y en ocasiones no lograr desprenderse de él. Muchos hemos sido víctimas de críticas, ofensas y afrentas, puede que hayamos sido nosotros los agresores alguna vez. La diferencia está en cómo podemos justificar fácilmente un lapso de juicio propio, pero no él de los demás.
 
Es importante enfatizar que las palabras groseras, acciones violentas u otro método visible que lastimen no son las únicas herramientas usadas. Una mirada endurecida o un ademán pueden causar el mismo efecto. De igual manera lo hacemos cuando evitamos el contacto prolongado con la persona a quien deseamos herir.
 
No tomamos en cuenta las razones que condujeron al agresor a reaccionar con hostilidad. No estoy defendiendo la violencia o la grosería. Pero en mi vida he aprendido a mirar las situaciones con objetividad antes de juzgar. Evaluar la crianza, y las experiencias de nuestros agresores nos ayudarán a entender como sus vivencias han afectado como se desenvuelven ante la sociedad.

Anteriormente he hablado de los dolores que llevamos en el corazón. Evaluando mis propias luchas aprendí que todos llevamos secretos, dolores y tristezas que moldean nuestro carácter. Al no evaluar las razones a través de los lentes del amor nos será fácil apuntar los errores de otros sin vacilación. Deberíamos aplicar la misericordia. La misma misericordia que extiende el Señor a nosotros cada vez que cometemos un error. Recuerda que no podemos pedir ser perdonados cuando en nuestro corazón no existe el perdón hacia el prójimo. Eso es altivez. ¿Somos acaso mejor que Dios? Sentimos que es humillante perdonar.

Porque Jehová es excelso, y atiendo al humilde, Más al altivo mira de lejos. Salmos 18:6

Si no conoces todos los detalles de la vida de tu agresor, si te es desconocida su niñez, su juventud o el vacío que marcó su vida, no debes juzgarlo con dureza. La palabra de Dios dice que el amor cubre multitud de defectos. Si no ves tus semejantes en esta luz, tus opiniones estarán obscurecidas por tus propios razonamientos, vivencias, creencias, carencias y secretos que aquejan tu corazón.

 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Juan 4:20

Podría decirte que debes darle a tu agresor la oportunidad de defenderse, pero lamentablemente hay secretos del alma que no se comparten fácilmente. Una persona dañada por las circunstancias de su niñez puede vivir una vida llena de errores. Los desatinos, la falta de organización, estabilidad emocional o económica pueden ser un reflejo de nuestra salud espiritual. Es difícil para alguien que ha sido abusado, maltratado, humillado o golpeado físicamente confesar estas heridas. En ocasiones nos es difícil entender nuestras propias acciones o los motivos que nos impulsan a conducirnos de una manera errónea.
 
¿Cuándo debo dar o pedir perdón?
 

A menudo este (break through); la oportunidad, el deseo o la necesidad de perdonar llega tarde. Visualiza tu oportunidad frente al lecho de muerte de aquel que fue importante para ti. Quizás todavía lo es, pero no sabes, no puedes o no quieres limar las asperezas, sacar las espinas y reconciliar los sentimientos que una vez los unieron. Espero que mientras leas estas líneas que te escribo aquí… Si a ti que estás leyendo, llegue a tu corazón el deseo de la reconciliación. No hay casualidades en el Señor, él tiene un propósito en todas las etapas de tu vida. El que hayas decidido leer esta entrada en mi blog, por cualquiera que sea la razón, no es más que una cita divina.

 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Eclesiastés 3:1

Quizás este es su tiempo. Puede que ya hayan aprendido lo necesario de esa situación y el día del perdón y la reconciliación ha llegado. ¡Aleluya!

 ¿Cómo llegará el perdón?

 Perdonar es una decisión. Ah sí, suena ilógico. Esto me tomó tiempo entenderlo. No podemos cambiar el corazón, la mente, los sentimientos y las acciones de otros.  La buena nueva es que mientras, podemos enfocarnos en cambiar las nuestras. Da tu primer paso hoy. Resuelve en tu corazón que aquello que te hizo daño ya no tiene control sobre tu vida y tus emociones. Deja ir ese rencor, deposítalo en los hombros de Jesús. Las emociones pueden llevarte a un remolino de malos pensamientos y deterioro de tu salud física. Toma bajo control tus emociones antes que ellas tomen control de ti. No dejes que sea tarde o vivirás una vida llena de remordimientos. El perdonar no te garantiza la reconciliación. Tranquilo(a) eso no está en tus manos. Cree que Dios está trabajando en ese asunto y que en su tiempo Él lo hará todo perfecto.
 
¿Qué hago si yo necesito ser perdonado?

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente. Josué 1:9 

No temas, ni titubees. Pide perdón. ¿Sabes algo? No necesitas ser el culpable del malentendido para pedir perdón. En una relación quebrada existen múltiples razones. Puede que las razones que llevaron a esta ruptura son compartidas. No importa. Si en tu corazón está el deseo de la reconciliación debes dar el primer paso. Te aseguro que tu recompensa llegará. Porque Dios es justo, ¡siempre!

Recuerda esto como amonestación y no como intimidación:

¿Él dijo Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues: dura cosa te es dar coses contra el aguijón. Hechos 9:5

¿Cuántas veces te ha llamado el Señor al arrepentimiento? Él usa varios métodos, solo hay que prestar oído. Es muy fácil. Medita en el Señor y deja que hable a tu espíritu. Sabrás que Él te habló cuando las instrucciones son claras y en ellas encuentras paz y sientas gozo. El Señor habla de varias maneras, a través de la palabra, a tu espíritu, mediante un profeta. Este es mi testimonio. Sé que Él habla porque le he oído en diversas formas. No resistas la voz del Espíritu.

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 10:27
 

Te deseo que sanen tus heridas, que puedas perdonar y ser perdonado. Que tu vida sea rica y abundante, sobre todo en los menesteres del corazón

Remordimientos

¡Es Tiempo de Sananidad!

A menudo pienso en los viejos tiempos y en los días que recuerdo con remordimiento. Las personas que te rodean y las que no ves a menudo pueden tener una idea sobre ti algo alejada de la verdad. Te encuentran fuerte porque conocen tu historia. Todavía estás de pie y así se prueban las personas fuertes. Al menos según ellos. No tenías más remedio que seguir adelante. Lograste casi todo lo que soñaste. Eso es genial, pero no es la imagen total de quién eres y los remordimientos que llevas en lo más profundo de tu corazón.

Hemos creado una fachada de la vida que queremos que todos vean, aunque a puerta cerrada nos quitamos la máscara. (Muy parecido a la realidad de estos días). En nuestra recámara permitimos que el verdadero yo se levante. Hace sentido. No queremos piedad ni murmuraciones.

Ponemos nuestra mejor sonrisa en el trabajo, frente a los amigos e incluso en la iglesia. A nadie le importa tu historia. ¿Por qué la has de contar? Esa es nuestra mentalidad y en muchos casos tenemos razón. Muy pocas personas tienen tiempo para escuchar lo que necesitas decir. Cuando te preguntan por la mañana que como estás, es solo un saludo, continúa y contéstales que estás bien. No hay tiempo para sentarse y charlar sobre tu situación, tu drama o tus necesidades personales.

¿Por qué me encuentro escribiendo sobre cosas que sucedieron hace mucho tiempo? Creo que algunos de esos recuerdos se manifestaron en mí como resentimientos hasta hace poco. ¡Gracias al Señor!

Al pensar y reflexionar sobre las razones y las raíces de muchos de mis problemas, aprendí que es demasiado común para muchos de nosotros. Me arrepiento de no haber llevado a mi padre a recibir el correo sin quejarme, no comprender a mi madre cuando le faltaba tiempo para mí. Ella estaba ocupada y no pude verlo hasta que críe a mis propios hijos. Un niño tiene una infinidad de tiempo libre. No lo notas entonces, pero tampoco tuviste tiempo para tus padres. Querías que se cumplieran tus necesidades. Sí, eras egoísta cuando eras joven.

¿Cómo cambiaste cuando criaste a tus hijos? Quizás no fuimos tan diferentes de nuestros padres. Demasiado ocupado, demasiado preocupado por las responsabilidades. Un poco egoísta con nuestro tiempo libre. Yo necesitaba hacer mis propias cosas; cocinar, limpiar, hacer manualidades y estar en la iglesia todos los domingos. Llevé a los niños a acampar, pescamos, disfrutamos de las vacaciones y muchas otras cosas. No tenía tanto trabajo como mis padres ni trabajaba en la granja. Aun así, el tiempo nunca parecía ser suficiente para satisfacer las solicitudes de mis niños.

Ojalá hubiera dejado a un lado mis quehaceres y hubiera pasado más tiempo abrazándolos y jugando. Ahora son adultos, con familias y carreras propias. Somos cercanos, compartimos y nos amamos. Sin duda, todo es como debe ser, pero a veces desearía poder hacerlo todo de nuevo y cambiar algunos detalles.

Me encuentro diciéndoles que presten atención a las necesidades de sus hijos. Me temo que se arrepentirán de haber perdido un tiempo precioso con ellos como me pasó a mí. Tuve el coraje para pedirles que me perdonaran si alguna vez me faltó mostrarles amor o afecto. Tú estás bien, dicen con una sonrisa.

Estos días soy intencional en la forma en que interactúo con ellos y encuentro formas de darles afecto y el preciado tiempo. Tal vez pueda recuperar parte de las oportunidades que perdí cuando era más joven y estaba ansiosa por lograr mis metas personales, aspiraciones y cosas que quería aprender.

Escribir sobre mis sentimientos me ha permitido llorar, pensar, evaluar y comprender un poco mejor esos sentimientos. Es una gran catarsis, te lo recomiendo. Necesito perdonarme a mí misma de una vez, debo entender por qué cometí algunos errores. La juventud, la inmadurez y la falta de tiempo juegan factores cruciales. Necesito también comprender y perdonar a los demás. No puedo cambiar el pasado, pero puedo enmendar el presente y planear un gran futuro.

Todos cometimos errores y los volveremos a cometer. Es la vida y no es perfecta. Estamos sujetos a fallar en cualquier momento. No seas tan duro contigo mismo. Sé la mejor versión de ti y no dejes que tus errores pasados se conviertan en remordimientos.

Pedir perdón a alguien no significa que lo obtendrás. Haces tu debida diligencia y dejas que el tiempo traiga la reconciliación, si es posible. Haz que tu corazón esté bien contigo y con Dios. Vivir con remordimientos es debilitante y contraproducente.

Expresa quién eres y muestra tus sentimientos. No guardes tus cumplidos, tus palabras de aliento o tus expresiones de amor. Si lo haces, es posible que pierdas una oportunidad preciosa y única. Lo digo por experiencia propia. Me tomó mucho tiempo perdonarme por ello.

Te deseo que seas bendecido y que vivas libre de remordimientos.

Los bendigo hijos míos.

To Tell or Not to Tell

“If you want to go fast, go alone. If you want to get far, go accompanied” African proverb.

Our society lives under the desire to acquire, to own, and to compete. For some time now, a new interest has developed. To share, exchange, and collaborate in various areas and ideas. Social media makes this latest fashion viable. This post is a great example.

Often, we question ourselves about the pros and cons of sharing our ideas, thoughts, desires, and interests. Remember that others have plowed the way to facilitate your success in a business interest or in any other endeavor you are pursuing. Some people may be afraid that in sharing ideas the opportunity to be recognized will be lost, but that is a long way from reality. The exchange of ideas and knowledge will lead you to discover the diverse options available to expand your ideas or interests. This variety of ideas are found in the reasoning of your collaborators. Everyone will bring their vision and personal experience which are unique.

Benefits of sharing your ideas:

  • Helps your idea to be developed.
  • Allows you the opportunity to give and receive knowledge.
  • Allows you the opportunity to connect with others.
  • Saves you time and effort.
  • Opens your mind to think outside the box.
  • Innovate and expand the concept.
  • The chance to bring your idea to fruition.

Your reasoning and strategies are based on the narrow margin of your personals experiences and the knowledge you gained with them. The same goes for professionals in various areas. No one has all the answers. Everyone can strategize as far as their knowledge. When the diversity of opinions and knowledge collides, they also multiply and expand. Sharing is the key to a broader vision, creation, and execution of your idea.

Things to take in consideration:

  1. Explain your idea clearly, using graphics and any other tools.
  2. Write your idea for clear visualization.
  3. Use all the tools available to make it easy for you to develop your project.
  4. Do not be discouraged by the ups and downs.
  5. Ask, research, and get ready. There is no worse question than the one you don’t ask; cliché, but very true.
  6. Surround yourself with people you trust. They must be ready, willing, and capable to help.
  7. Give yourself time to complete the desired results.
  8. Do not give up unless you have tried every possibility.
  9. Change, modify or let go of the idea if it is bringing negativity and financial hardship to your life.
  10. Start again with another idea if necessary.

The same happens with our emotions. It is equally true that humans feel the need to share. Hence the rise of the various platforms. In the cyber network, you find a diversity of opinions. Some of them can sound illogical and unbalanced, and that is fine. We based our views on our way of reasoning, experiences, and values. We desire to express ourselves. We also need attention. The need to tell our story is part of who we are. We don’t want to cry in solitude. Shared grief is much easier to bear, especially with friends who face life with positivism. It is not rewarding to be accomplished if you do not have someone special with whom you can share it. Has it ever happened to you? I hope not. The kids are very similar. They like to share their first run or bike ride without training wheels. Their first reaction is to celebrate with his peers and then with his parents. Yes, in that order usually.

In short, sharing costs nothing and. it can be of benefit for your life and your projects. When sharing ideas or personal life, be cautious. Do not let everyone in your close circle.  Keep your mind open to their opinions, and reserve the right to execute any project the way it is beneficial to you.

 When talking about your feelings and personal needs, remember:

  1. Some things should only be, shared, with the family. Not everyone will accept your flaws.
  2. Think about whether you can live if your confession becomes public. How will it affect your image?
  3. Ponder about the legal and financial consequences. Get an expert opinion on the matter.
  4. Do not send secrets in writing. You could send it to the wrong person.
  5. Share with the people that share with you as well. It is the biggest test of friendship.

Good luck in your new project, finding someone to share it with, and especially in safeguarding your most precious secrets.

“You are the master of the secrets you keep and a slave of what you share with others.” Sigmund Freud

¿Es bueno compartir ideas?

Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado” proverbio Africano

Nuestra sociedad vive bajo el deseo de adquirir, de poseer y de competir. Últimamente se ha desarrollado un nuevo interés, el de compartir, se hacen intercambios y se colabora en diversas áreas. Las redes sociales hacen viable esta última moda.

Recuerda que otros ya labraron el camino que te facilitará llevar a cabo tu aventura de negocio o desarrollar algún interés. Se piensa que compartir ideas nos robará reconocimiento, pero estamos muy lejos de la realidad. El intercambio de conocimientos te llevará a descubrir la variedad que existe de tu idea central. Esta variedad de ideas se encuentra en el razonamiento particular de tus colaboradores. Esto es posible gracias a la visión y experiencia personal de cada individuo.

 Tu propio razonamiento y oportunidades de expansión a los proyectos están basados en el margen estrecho de las experiencias que hayas vivido y la capacidad que hayas obtenido. Lo mismo pasa con profesionales en diversas áreas. Cuando la diversidad de opiniones y conocimientos chocan, también se multiplican y se expanden. La clave para una amplia visión, creación y ejecución de tu idea está en compartirla.

  1. Expón tu idea con claridad.
  2. Escribe tu idea para una clara visualización.
  3. Usa todas las herramientas disponibles que te faciliten el desarrollo del proyecto.
  4. No te desanimes con los altibajos.
  5. Pregunta, indaga, prepárate. No hay peor pregunta que la que no se hace, cliché, pero muy cierto.
  6. Rodéate de personas en las que confías, que son capaces y están listas para ayudarte.
  7. Date el tiempo necesario para culminar en el resultado deseado.
  8. No desistas a menos que lo hayas intentado todo.
  9. Cambia, modifica o deja ir esa idea si está trayendo negatividad a tu vida.
  10. Comienza de nuevo con otra idea si es necesario.

Igualmente es cierto que los seres humanos sentimos la necesidad de compartir. De ahí el auge de las diversas plataformas.  En la red cibernética encuentras una diversidad de opiniones. Algunas nos parecerán ilógicas y un poco desajustadas, y está bien. Eso se basa a nuestra propia forma de razonar, nuestras vivencias y valores. Todos queremos ser escuchados, tenemos necesidad de atención. La necesidad de contar tu historia es parte del ser humano. No queremos llorar en soledad. Una pena compartida es más fácil de sobrellevar, especialmente con amigos que enfrentan la vida con positivismo.  ¿Qué valor tienen todos tus logros cuando no hay con quien celebrarlo? ¿Te ha pasado alguna vez? Espero que no. Fíjate en los niños cuando aprenden a correr la bicicleta sin las ruedas de entrenamiento o sacan la pelota del campo. Su primera reacción es celebrar con sus compañeros y luego con sus padres. En ese orden por lo general.

En resumen, compartir no cuesta nada y puede ser de gran ganancia para tu vida y tus proyectos. Recuerda que debes ser cauteloso a la hora de compartir, escoge con cuidado a quienes serán parte de tu círculo. Mantén tu mente abierta a las opiniones de los demás, siempre reservando el derecho de ejecutar el proyecto en la forma que rinda más beneficios para ti. Cuando hables de tus sentimientos y necesidades personales, recuerda:

  1. Hay cosas que sólo se comparten en familia. No todos aceptaran tus defectos.
  2. Piensa si puedes vivir si tu confesión llega a ser pública. ¿Cómo afectará tu imagen?
  3. Medita en las consecuencias legales y financieras. Asesórate.
  4. No envíes secretos por escrito. Podrías enviarlo a la persona equivocada.
  5. Comparte solo con aquellos que lo hacen contigo. Es la mayor prueba de amistad.

Buena suerte en tu nuevo proyecto, en encontrar con quien compartir y sobre todo en guardar tus más preciados secretos.

“Eres amo de lo que callas y esclavo de lo que dices”

Sigmund Freud

Escoge bien lo que puedes compartir

Posibilidades

“Que hubiera pasado si” “Letters to Juliet” es una de mis películas favoritas. Esta trama trata sobre una joven aspirante a escritora que visita Verona, Italia para una luna de miel prematura con su prometido Víctor, un cocinero de alta cocina quien pronto abrirá su restaurante. Víctor está más interesado en el queso aciago y las recetas antiguas que pasar tiempo con su novia Sophie disfrutando la ciudad y su belleza. Sophie descubre que miles de “Cartas a Julieta” son dejadas en el patio de Verona. Las cartas suelen ser contestadas por un grupo de damas conocidas como, “las secretarias de Julieta”. Ella encontró accidentalmente una carta del 1957 atrapada dentro de la pared de ladrillo que no había sido contestada. La carta fue escrita por Claire Smith a Lorenzo Bartolinis, su amor que fue truncado en la juventud. Sophie se unió al grupo de las secretarias dándose a la tarea de responder aquella carta que tanto la impresionó.

Adivinaste, Claire viaja inmediatamente a Verona con su nieto para buscar a su amor que había quedado incompleto. Puede que hayas comenzado a pensar en el desenlace. Te arruinaría el final de la historia, así que omitiré esa parte tan interesante. Date la oportunidad de ver la película, no te decepcionará.

Aquí es donde entra en juego el “qué hubiera pasado si”. Todos tenemos esos “qué hubiera pasado si” en nuestras mentes de vez en cuando. “Qué hubiera pasado si” me hubiera casado con ese apuesto y encantador príncipe “Y qué hubiera pasado si” me hubiera quedado en la universidad terminando mi bachillerato. Los “que hubiera pasado si,” pueden ser muchos, y quedarán para siempre sin respuesta. No podemos deshacer la vida. Cualquier suposición sería sólo especulativa. La vida es como el hermoso paisaje que alguien pintó en lo que ahora es un rompecabezas de mil piezas. Cuando le falta una pieza la imagen de esa obra maestra queda incompleta, aunque hayas trabajado para ensamblarla durante horas, días o semanas, según el tiempo te lo haya permitido. Esa obra maestra se verá diferente, pero seguirá siendo hermosa. Ten paciencia y mucha fe. Te prometo que hay un nuevo escenario que puedes pintar en tu propio lienzo.

“Que hubiera pasado si” me hubiera quedado en mi país terminando la carrera. Los “qué hubiera pasado si” viven en nuestro adentro por diversas razones. ¿Cuales son los tuyos?

A menudo sueño con mis años de escuela secundaria. No pude graduarme con mis compañeros, en cambio adquirí el GED. Yo era una estudiante prometedora con altas calificaciones académicas. Joven e ignorante tomé un giro que cambió mi vida. No lo llamaré un giro equivocado. Sólo una decisión prematura que cambió mi propio escenario. ¿Fui yo la que tomo la decisión? ¿O era este giro parte del plan de divino para mí vida? Algún día lo sabré, pero por ahora vivo a menudo pensando como Claire. “Qué hubiera pasado si.”

Claire, una señora mayor, todavía luciendo maravillosa y con una voz dulce, decidió darse la oportunidad de responder al “qué hubiera pasado si” en su vida. Era viuda y podía viajar con su apuesto nieto. Logró contar también con la ayuda de Sophie para su búsqueda. La diferencia entre Claire y nosotros es clara. No estamos viviendo una vida fabricada en Hollywood. Por lo tanto, viviremos con las preguntas sin respuesta, del “qué hubiera pasado si”.

 “Que hubiera pasado si” a menudo me trasladaba a sueños nocturnos de mis años de juventud cuando la vida estaba llena de muchas posibilidades. Ciertamente, esos “que hubiera pasado si” me trajeron en ocasiones tristeza, especialmente en aquellos momentos en que la vida era sobria y desequilibrada. Es inevitable reflexionar sobre las elecciones que tomaste y las consecuencias de esas decisiones, pero no te desesperes, nada dura para siempre y pronto vuelve la alegría. La vida te vuelve a sonreír y el “qué hubiera pasado si” se esfuma al menos por un tiempo. La vida se basa en altibajos y esos ”que hubiera pasado si” son inevitables.

¿Y si mi vida no hubiera tomado ese giro en la escuela secundaria? ¿Y si no hubiera salido de mi país? Esos “que hubiera pasado si”, pudieran ser un poco tristes, pero no cuando puedo ver tanta felicidad frente a mí. ¡Lo logré! Vivo en una hermosa ciudad en una hermosa casa con un buen esposo y tengo una familia increíble, dos hijos adultos, guapos y exitosos y seis hermosos nietos, una carrera de veintiún años, la capacidad y la libertad de escribir dos libros y el privilegio de compartir contigo mis experiencias de vida a través de este blog. Abrazar la vida te permitirá desarrollar nuevas estrategias y metas. Además, te darán el deseo de tratar cosas nuevas, no del “qué hubiera pasado si”, sino del “qué es” lo próximo en tu vida. Van mis deseos de una feliz búsqueda y una exitosa jornada, mis amigos.

¿Qué pasará si compartes tus pensamientos conmigo? Me encantaría leerlos.

Era mi corazón un ala viva y turbia…
un ala pavorosa llena de luz y anhelo.
Era la primavera sobre los campos verdes.
Azul era la altura y era esmeralda el suelo.

Ella -la que me amaba- se murió en primavera.
Recuerdo aún sus ojos de paloma en desvelo.
Ella -la que me amaba- cerro sus ojos… tarde.
Tarde de campo, azul. Tarde de alas y vuelos.
Ella -la que me amaba- se murió en primavera…
y se llevó la primavera al cielo.

Pablo Neruda