POR SI ME ADELANTO

Si el destino lo dispone y de esta tierra de incertidumbres me arrebata te dejo esta carta para que te quede de recuerdo. En ella mi corazón relata el agradecimiento del que en este caso te hago objeto. Veo en mi mente la imagen del chamaquito de Jagual corriendo la bicicleta para los encargos ir a buscar.

El camino seco, pedregoso y polvoriento te saluda mientras el verdor imponente de nuestra isla te abraza con dulzura. En la tiendita del barrio ya se acostumbraron a que llegarás apresurado y sudoroso con la notita de encargos debajo del brazo. Con el pequeño lápiz delineabas las necesidades del día que te dictaba la abuela o quien sabe esta vez fue su tía.

Así me contabas con detalle y no sé si con algún sentimiento de nostalgia y un poco de amargura. No estaba allí para presenciar estos hechos, pero puedo relatar lo que está historia provocó en mi forma de entender parte de tu vida. Cuando saliste de nuestra isla quizás nadie te dijo lo mucho que te apreciaban. Suele pasar, no lo tomes a mal. No es fácil abrirse al sentimiento.

Muy tarde llega el arrepentimiento para muchos que fracasaron sin siquiera hacer un intento. No quiero que llegue la despedida y que me pase a mí lo que le paso a ellos. Quiero decirte lo mucho que para mí significas y la influencia que ejerces en mi deseo de exponer mis propias historias de cuando era una niña. En mi mente vive hoy un gran cariño y eterno agradecimiento por aquel niñito que en un momento se pudo haber sentido huérfano.

Que la vida te recompense por todos tus sacrificios y te bendiga con muchos más logros. Gracias por tu amistad, tu dedicación y tu bondad. Lo quiero expresar una vez más por si me toca irme primero al más allá. No quiero que me pase contigo lo que me paso anoche mientras le daba el último adiós a quien en vida conmigo tan bien fue bueno.

ONE GIRL TRIBE

It was not by choice or desire. I did not fit in the mold; no one of my stepsiblings claims me as one of their own. I did not get invited to participate in the sports, nor the classmates called my name. My attempts to blend in brought me more pain.

Along the school years, no group wanted me nearby— my lonely self-found content with faithful friends that got close along the way. At the time, I could not explain it. I understood it later; they were also experiencing lots of hurts.

My God always provides even at the time of extreme brokenness. Why did I have to endure so much rejection in this world? Without letting out what I have inside, the loneliness turned to sadness and, on many occasions, tones of grey.

Anger was never the answer until recently, when my heart grew tired of the selfish family behavior. My mind was at odds and disbelieved of others’ mean plots. My soul was changing with a feeling that wrecked the world I carefully created around myself. I acted quickly and stopped it in its track; hate will never solve my problems, not even once.


Unconditional love requires compromise and sacrifice. Let them keep what’s rightful mine. God has always provided all my wants and needs. Even my whims he fulfills without complaint. None of you were part of my childhood, my teenage years, or adult life; what makes you feel you can hurt my twilight years that seem so nearby?

I am above it all now; I gave up on you and found my purpose. God gave me a mom, my boys, and the grandkids to complete the mission for what He created me. I have the ones that are my tribe. You are no longer wanted, requested, needed, or even desired.

I still love you, even if it is from a distance. It is too late to tear down the fence that separated us along the way. You are to be found guilty of my childhood sorrows. You built a barrier so tall a little girl could not climb on her own. You let jealousy and lack of love for the baby girl that came to your house made her feel invisible as a ghost.

You also had a significant loss and your loneliness but made me your scapegoat. The Lord saw fit to provide me with a clan of my own to finish my days that seem every day closer to the end.

UNA CITA DEBAJO DEL MANGO

Estaba llena de estrellas aquella noche cuando oí tu voz después de tanto tiempo. Es la primera vez que hablamos sin tener pena o preocupación. En un torbellino de pensamientos he encontrado tu sonrisa. Llegaste de repente y te fuiste de igual manera dejándome un escalofrío que me estremece hasta lo más profundo de mis raíces. No viniste para quedarte conmigo por un tiempo indefinido. Apenas puedo controlar la respiración. Mi corazón corre tan acelerado como si estuviera corriendo tras el viento sin poder alcanzarlo.

Así fue nuestro destino.

Tus palabras llegan a mí como un bálsamo de aliento. Apareciste justo en el momento donde más lo necesitaba. ¿Acaso esta cita fue concertada en la distancia del tiempo que, en vez de continuar alejándonos, nos acercaban? Respondes con sorpresa cuando te pregunto del pasado que quedó en nuestras primeras primaveras. ¿Eres aquel amor que había esperado por tantos años, o serás la ilusión de la joven quinceañera?

Hoy me cubre los ojos la inocencia, aunque ya tenga más experiencia. El deseo que en mi alma guardaba me hace idealizar la esperanza de lo que jamás será una realidad. Cuando deseamos volver a ver a quien una vez tanto amamos nos olvidamos de las piedras que nos pueden causar tropiezos peligrosos. Queremos dejar que el destino se encargue del mañana que hoy pareciera ser perfecto.

Que esta noche corran torrentes de recuerdos en nuestras miradas fijas al alma. ¿Eres tú mi amado que me trajo la vida para que nos diéramos por fin la última despedida? No sabía que volvería a verme en tu sonrisa o te hubiera esperado otros mil años con mucha más alegría. No puedo con la duda, ni la inseguridad. Hoy quiero desbordar este amor de antaño que una vez me consumió con tristeza y desolación. Hoy una vez más nublas mi razón.

Yo, continué recordándote al pasar de los años y no lo sabías. Te amaré, aunque una vez más sea corta tu estadía. Volvió a jugar con nosotros el tiempo.

Dejaste este mundo que te empañó la alegría del nacimiento de tu pequeño. Admiro que no permitiste que la sentencia con la que llegó determinara el tiempo que lo disfrutaste y lo mimaste con el más grande amor. Hoy te fuiste en su búsqueda porque el dolor de no tenerlo superó lo que podía resistir tu frágil corazón.

Descansa en su compañía hasta aquel día que todos podamos disfrutar sin penas, sin dolor y sin amarguras lo que te negó esta vida. Hoy los dos están completos en la presencia de tus padres que tanto añorabas. Estarás siempre en mi corazón Deli, sigo esperando el día que nos veamos debajo del árbol de mango.

Soplo de Vida

Es emocionante saber que pronto has de llegar a nuestra familia. Apenas te estás formando y ya me siento con deseos de tenerte en mis brazos. Me imagino acurrucarte y sentir tu calor mi pequeña bebé. Ya pasamos el primer susto, como me recuerdas a tu padre cuando estaba en mi vientre. 

Sé que pronto vas a llegar y juntas vamos a celebrar el otoño de una forma muy especial. Ya eres una hermosa niña en mi mente. Quisiera saber a quién te parecerás a tu mami o a tu papá. Lo más importante es que llegues saludable y pronto podamos abrazarte. Te amamos y juntos nos preparamos para recibirte.

Crece fuerte y saludable, esperaremos con amor y mucha paciencia a que te aparezcas en el tiempo pactado. No hay prisa mi amor, estamos contentos de esperarte con una gran ilusión. Yo soy tu abuela paterna. Espero vivir muchos años y verte crecer. Ya no tengo la misma fuerza que cuando nació tu primera hermanita, pero la pido a Dios que podamos crear memorias juntas para que nunca me olvides.

Quiero que sepas que tu abuela te ama y que te bendice con larga vida, salud y triunfos. Kagan, este año cambiarás de nuevo nuestra vida, hermosa mía. Te esperamos con ansias chiquita. Dios te bendiga.

YOU LEFT WITHOUT SAYING GOODBYE AGAIN

It was at 11:29 pm on New Year’s Eve; our aunt messaged me to say you were gone. She finally found out. It was many phone call and messages from all over the country and Puerto Rico.

I am heartbroken and could not stop crying on New Year’s Day. I do not know where to start or how to make this letter make sense. I lose the trend of thoughts when I stop writing to wipe the tears from my eyes. You will never know I was asking for you for the past year.

No one seemed to know much of your life since you left our home. It was not the best time in our life when you left without saying goodbye. Very contrary to your arrival when we went to pick you up at the airport.

It took time to healed from the way things went down in my town. We loved having you around. Believe me, please. The vacation we took together to Universal Studios was great. Remember? My little five-year-old jumped in the pool. I am so glad you knew how to swim. Sorry about your wet cigarettes.

We built a small business and had many plans for you to thrive and stay with us. The dreams do not come together often. I understand it now. I wanted to get ahold of you to tell you how much I care about you and how sorry I am. I did not know where to call you, and I don’t remember you reaching out.

Did you ever forgive me? I hope you did. I can not tell you face to face, not even over the phone. Oh! It hurts so much. I finally talked to your sister, my dear cousin. No one knew you had died a month ago. We all were speechless, sad, confused, and a little angry. No one told this side of the family. How can I send this message to the universe? You had a great mind. Can you place an idea on how to reach you in my head?

I AM SO SORRY, JUNIOR! I AM SO SAD. I LOVE YOU SO MUCH. YOU WERE SPECIAL. YOU ARE LOVED BY ALL OF US. DO YOU HEAR ME? I HATE COVID. I HATE LOSING YOU.

I am screaming to the universe. I want you to know these things. Did I wait too long? I know you had pain and trust issues in your heart. I do not know who put them there but know that we, The García family loved you. You are our blood. You were not different than any on this side of the family. We all have our insecurities. You just wore them all in your heart.

Please, help me to stop crying. I can not finish what I needed to say to you today. I know there is more in my heart I need to break for tonight. I need to sleep. My eyes got swollen after crying so much. I will tell you more when I can think better. Today it is just hard. Tell my aunt, your mom, and my other aunts that we love them too. Tell Abuela and Abuelo we miss them; if you happen to see my father, brother, sister, and the rest of the family, hello from us. We think and love all of them, and now we miss YOU.

Un 6 de diciembre

Cada año cuando celebramos el cumpleaños de nuestro hijo más pequeño nos acordamos de tu partida. Lloramos de tristeza pensando en ti y nos regocijamos de su vida. Recuerdo que lo amaste como si fuera tu propio nieto. Es que la misma sangre no fue necesaria cuando el amor sobraba.

Gracias por las palabras que sobre mi hijo dejaste en esta tierra, (Él es chiquito pero fuerte. Él no se caerá. Déjenlo que corra que sus piernas lo sostendrán). Las palabras son vida y siempre muy efectivas.

Hoy él ha logrado sueños que ha todos nos hacen orgullosos. Gracias por las declaraciones sobre su futuro. Aunque en aquel momento de seguro no lo pensaste. Para el en este mundo incierto dejaste bendiciones que lo acompañan donde quiera que él vaya.

Tú te sentirías orgulloso de ver sus logros. El hoy tiene una familia y te ha dado dos bisnietos. Me parece verte jugar con ellos como lo hiciste con él y su hermano mayor. ¡Como te recordamos!

Celebramos su cumpleaños y recordamos el día de tu partida. Te extrañamos siempre padre querido. Regocíjate con nosotros mientras nos esperas en la otra vida.

Estebania

Ella no era cualquier muchacha de barrio. Su altura y su postura la destacaban a lo lejos. Solía bajar hasta mi casa todas las tardes para tomarse un café con mi madre. Le gustaba vestir una bata corta que mostraba sus piernas hermosas. Ella la llamaba la bata loca. Traía en el bolsillo su perrito chihuahua bien guardado para que no lo vieran los otros perros cuando bajaba la jalda.

Mi madre y ella tenían la costumbre de compartir un cigarrillo “Parliament”, símbolo de la amistad estrecha que compartían. Los días que ni se encontraban una o la otra dejaba media golilla para que quien la encontrara la terminara. Cosas de amigas que contaban con una diferencia de edad que no les importaba ni hacía diferencia en su relación estrecha.

Siempre me pedía que le hiciera las uñas, aunque yo era mucho más chica. Esta amistad fue desde mi niñez hasta que un día ella partió a mejor vida. De mi madre la mejor amiga, a ella le contaba las aventuras y todas sus travesuras que yo no entendía en esa época.

Le pidió a mi mamá que si ella se iba primero le arreglara el esmalte con el estilo francés que me gustaba, así lo hizo mi mamá en su honor cuando de repente ella partió para nunca más volver dejándolos a todos en un profundo dolor. Yo siempre tuve presente que si quería salir con el grupo de las chicas del barrio ella era la única que me llevaría. De esas salidas todavía guardo una foto donde solo tenía once años. Aquí les dejo una copia.

Siempre se ocupaba de cuidarme no sin antes amonestarme a que me quedara callada, y no contara nada que pasara en esos paseos. No quería que le fuera con el cuento a mis padres si mis hermanas andaban de enamoramientos. Ahora que recuerdo estás cosas me da gracias y sobre todo siento mucho agradecimiento.

Ella era secretaria en una oficina de abogado en el pueblo de San Lorenzo. De ahí aprendí a amar la taquigrafía pues siempre me dejaba jugar con la antigua maquinilla. Alguna vez también logré desempeñar la profesión que me recordaba aquellos tiempos.

Recuerdo que llegó a trabajar en el hospital viejo como ayudante de enfermera. Qué bueno que ahí también pude contar con su amor cuando a mi hermana se le ocurrió que jugáramos a las enfermeras, solo que yo era la enferma. Aunque las dos nos vimos mal porque ella también tomó medicamento. Por poco este cuento no llegó a hacerles porque casi no salgo de aquel incidente.

De adulta también tuve la fortuna de trabajar a su lado cuando por cosas de la vida me encontraba en el extranjero. Ella ya vivía en Norwalk, Connecticut y cuando yo llegué para mi sorpresa me tocó trabajar no solo en la misma fábrica pero también en su mesa.

La Swank fue el epicentro de aquel nuevo encuentro, pero yo duré allí solo tres meses. Me fui de nuevo a la Isla, pero mantuvimos comunicación y los regalos a los que desde niña me había acostumbrado no se hacían esperar.

Esta era una mujer sin igual de tono y mirada firme. A nadie se le ocurría quererla enredar porque ella era sabia y muy decidida. Todavía sale en mis sueños. Debe ser el anhelo de volverla a ver algún día.

Aquí les dejo unos recuerdos que todavía guardo de ella, mi querida amiga, mi guía, mi hermana.

HIJOS MIOS

Un caudal de emociones rueda por mis mejillas cuando las fotos de cuando eran niños tengo frente a mis ojos. ¿Dónde se fue el tiempo cuando cerquita los tenía todos los días?

Como lamento no haber detenido ese tiempo en su momento. Quisiera entre mis manos tener sus rostros y sus tiernas miradas dejar ancladas en mi alma.

El álbum de fotos guarda las vivencias y el recuerdo de ustedes que son mi mayor tesoro. Muy seguido paso tiempo recorriendo las páginas que dan constancia de que una vez también fueron niños hermosos.

Ahora están convertidos en hombres, siguieron sus propios sueños y alcanzaron grandes metas. Veo los momentos enmarcados donde juntos reían mientras corrían en el patio de la casa que recordamos y añoramos. Todavía pasamos por la calle frente a ella y aunque es de lejos nos recuerda los momentos felices que allí vivimos.

El columpio, las flores y los vecinos quedaron como testigos de aquella familia que separó el destino. Fueron momentos felices que vivirán por siempre en nuestra mente. Me duele recordar que también por circunstancias del ayer sus sonrisas mutaron a lágrimas y el dolor en algún momento de sus tiernos corazones hizo preso.

Hemos vivido una variedad de experiencias, lamento que no todas fueron de gozo, hijos de mi alma. A pesar de todo no olviden los años donde crecieron unidos en el amor de hermanos que es el fundamento de su relación, ese amor les dará la ayuda para soportar los embates de la vida con valor. Manténganse cerquita el uno del otro para que los recuerdos de sus vidas en un futuro sean hermosos.

Quiero que sepan que si alguna vez me faltó la paciencia les aseguro que nunca les faltó el amor. Aunque cometiendo errores deseaba labrar un futuro donde pudiera suplir todas sus necesidades y darles un ejemplo de supervivencia.

Hoy veo mis esfuerzos en sus talentos, en sus éxitos y en el amor con el que tratan a mis amados nietos. Sin embargo, no había otra opción, yo pensaba que escogía la mejor cuando me esforzaba a desarrollar mis talentos. Aún así, como me duele no haber tenido la sensatez de haber atado su niñez con mis manos. Si pudiera volver atrás recolectaría sus sonrisas en mis brazos. Estoy muy orgullosa de ser la madre de dos hombres ejemplares que labraron para ellos un futuro provechoso.

Tú el mayor fuiste un ejemplo que el más chico pudo seguir. Hiciste de la ley tu amiga y vestiste bien el uniforme azul en la ciudad y el condado. En el ejército americano, la Marina y la Fuerza Aérea constan los expedientes de tu servicio de excelencia. Aunque también eras travieso cuando pequeño, volteaste a tu hermano de cabeza para hacerlo reír. Nos diste un gran susto a tu padre y a mi.

Te recuerdo a ti también que eres el más chico cuando nos hacías reír a todos con tus muecas mientras te cortaban el cabello. Estamos igualmente orgullosos de que haya seguido el camino de obedecer la ley y hacerla cumplir. No puedo creer lo que ven mis ojos cuando te veo llegar en tu patrulla. Ambos son ejemplos asombrosos de logros a pesar de los desafíos de la vida. No jacto de todos los demás talentos que obtuvieron, no quiero sonar orgullosa.

Un día, cuando a mi edad la vida les permita llegar, entenderán estas reflexiones con más claridad. Mientras les dejo aquí lo que en mi corazón guardo con amor y muchas veces con dolor. Yo comencé a temprana edad y de no ser por mis padres quién sabe qué destino hubiéramos tenido.

Su abuela, mi mamá, fue parte crucial mientras estaban chiquillos, ella sí entendía que el tiempo pasaría y que los niños no se quedan pequeños. Su abuelo se dedicó a cuidarlos con amor y atesorar el cariño de los nietos que heredó por matrimonio. A ellos le debemos todo nuestro amor y agradecimiento.

Todavía me llena de gozo oír sus voces, leer sus mensajes y sentarme con ustedes a la mesa. Siempre serán lo mejor de mí, mi orgullo, mi éxito y mi mayor logro. ❤️

El mejor regalo: Mi Padre

Nunca hubiera conocido un amor tan incondicional como el tuyo si el destino no cruza a mi mamá en tu camino. Ella conmigo en el vientre se encontraba en una situación desesperante cuando apenas era una joven de poco más de veinte. Tú llegaste y le diste a ella y a mi la esperanza de pertenecer a la familia con tus hijos que se habían quedado huérfanos poco más de un año. Su mamá se fue al cielo y les dejó un vacío que sería imposible llenar.

Mi madre en ti encontró consuelo y yo la dicha de tener un papá. De esta forma me refiero a ti porque mi corazón no tiene otra definición para describirte. Eras para mi más que un padre, mi protector, y sé que lo hacías con mucho amor, aunque tenías tus hijos que cuidar. Ni siquiera la llegada de mi hermanito cambió tu corazón o el respaldo que siempre me diste con todo el amor de padre que eligió para mi nuestro Señor.

Podía contarte mis alegrías, también mis penas sin temor a que te enojaras. Más bien en ti encontraba el consejo acertado que dan con el corazón los padres que como tú se preocupaban por hijos ajenos. También le diste amor a mis hijos y criaste el mayor hasta que a mí me sonrió el destino. Te debo el honor de criarme al lado de un jíbaro agricultor del pueblo de los samaritanos que tanto admiraban los amigos y vecinos de nuestro barrio.

Si así no hubiera sido me hubiera criado en la costa oeste de nuestra Isla con otros hermanos que conocí más tarde en mi vida. A ellos también les diste una sonrisa y muy buena acogida cuando llegaron a mi vida. Era yo una jovencita de trece años cuando las dos familias se juntaron. Te tenían mucha estima y hablaban de ti con gran respeto.

Un día mis hijos y yo hicimos nuestra vida y a través de la milicia nos fuimos al extranjero pero siempre te preocupaste de enviarme mis paquetes con las cosas típicas de nuestro suelo. No sé si algún día te dije lo que estos gestos marcaron en mi corazón. Sé que los enviabas con todo el cariño que tenías guardado para mí y tus nietos a quienes siempre añoraste, especialmente al mayor que criaste hasta que cumplió sus nueve años.

Lloramos juntos cuando supimos de la enfermedad que se cruzó en tu camino. Fueron años de incertidumbre y desconsuelo. Luchaste como un guerrero hasta que un día nos dijiste adiós por un momento. Hace ya casi treinta años de tu partida, pero todavía no pasa un día cuando no le hagas falta a todos en la familia. La vida sin ti no es la misma.

Nadie puede llenar el vacío que dejaste con tu partida. Gracias por darme el ejemplo de aceptación, hoy está marcado en mi corazón cuando me tocó amar a algunos de mis nietos que llegaron así como llegué yo a tu vida.

De ti aprendí que no debe haber diferencia en el amor que se brinda a los que Dios nos da como herencia para que amemos y cuidemos. Te extraño padre querido y vivo con la esperanza de volverte a ver algún día.

Aquí te dejo la canción que solía ponerte en el tocadiscos en tu día.

MY BOYS

A wealth of emotions rolls down my cheeks when the pictures of when you were children I have in front of me. Where did the time go? I miss having you close every day. How I regret not frozen your childhood. I would like to have your faces in my hands and your tender glances anchor in my soul.

The photo album keeps the experiences and memories of you, my greatest treasure. I often spend time flipping through the pages full of pictures proving that you were once beautiful children. Now you turned into men, you followed your dreams, and reached great goals.

I see on those pictures the moments when you were playing and laughing together while running in the courtyard of the house that we remember and long for. We still pass the street in front of it and although it is from afar it reminds us of the happy moments we lived there. The swing, the flowers, and the neighbors remained as witnesses of the family separated by fate. They were happy times that will live forever in our minds.

It pains me to accept that also due to yesterday’s circumstances your smiles changed to tears and the pain at some point made prisoner your tender hearts. We have lived many experiences, I regret that not all were of joy, children of my heart. Despite everything, do not forget the years when you grew up united in the love of brothers that is the foundation of your relationship. That love will help you to bear the onslaught of life with courage. Stay close to each other so that the memories your built now be beautiful in the future.

Please know that if I ever lacked patience, I assure you that I never lacked love. Although by making mistakes, I wanted to carve out a future where I could supply all your needs and give you an example of survival. Today I see my efforts in your talents, in your successes, and in the love with which you treat my beloved grandchildren. Maybe there was no other option, I thought that I chose the best when I was trying to develop my talents.

Even so, how it hurts me not having the good sense to have tied your childhood with my hands. If I could go back, I would collect your smiles in my arms. I am immensely proud to be the mother of two exemplary men who carved out a profitable future for themselves.

You, the oldest, were an example that the youngest could follow. You made the law your friend and you dressed well the blue uniform for the city and the county. In the American Army, the Navy, and the Air Force are records of your service of excellence. Although you were also naughty when you were little, you turned your brother upside down to make him laugh. You gave your father and me a big scare.

Of you my youngest I remember when you made us all laugh with your grimaces while they cut your hair. We are equally proud that you have gone down the path of obeying the law and enforcing it. I cannot believe my eyes when I see you arriving in your patrol car. Both are amazing examples of achievement despite life’s challenges. I will not brag about all the other talents and accomplishments you have made; I do not want to sound vain.

One day, when life allows you to reach my age you will understand these reflections and the hidden intention. I leave on these sentences what I keep in my heart with love and many times with pain. I started at an early age and if it were not for my parents who knows what destiny we would have faced.

Your grandmother, my mother, was a crucial part when you were little, she knew the time would pass and that children do not stay small. Your grandfather dedicated himself to care for you with love. He treasured the affection from the grandchildren he inherited by marriage.

It still fills me with joy to hear your voices, read your messages, and sit with you at the table. You will always be the best of me, my pride, my success, and my greatest achievement.