ESCALERAS DE LA CONFUSIÓN

Las escaleras de la tienda de Carmelita nunca fueron las más bonitas, pero en ella hay secretos más resguardados que la fortaleza de San Juan en Puerto Rico. Entre días de semana se convertían en el punto de encuentro de jóvenes enamorados que cursaban grados intermedios en la escuela Carlos Zayas.

Con la a la gallera a la espalda cerrada hasta el fin de semana las escaleras fueron cómplice de que ahí se establecían amoríos y en ocasiones se terminaban. Muchos fueron las jóvenes que por allí se arrimaban a esperar que llegara el chico que en algún momento les interesaba.

Un día de escuela apareció un galán que con esa escuela no tenía que ver nada. Lo llevó su vecino desde el pueblo contiguo porque su auto en esa ocasión lo había dejado a pie. Joven alto, moreno, apuesto de sonrisa amplia y sentimientos sinceros. El nunca titubeo y le busco la vuelta a la tan difícil situación.

Llego alegre de poder lograr ver la joven que lo esperaba. Ella era de silueta esbelta y ojos verdes como las hojas de los árboles que los rodeaban. En su ignorancia infinita la jovenzuela no puedo pasar por alto el Mustang azul Turquesa del que él se bajaba. ¡Qué horror!

Ella cabizbaja y confundida lo rechazó porque ella para el amor definitivamente no estaba preparada. Más de cuarenta años después el recuerdo del ayer emerge como lección de que lo que no ha de ser puede finalizar por razones muy estúpidas y poco complicadas.

¿A DONDE?

¿A donde quedó la mujer que bajaba a la quebrada cargando la ropa sucia de la semana? ¿A donde se le fue la fuerza que tenía para estregarla en la piedra y enjuagarla con su espalda doblada?

¿A donde se le fue la juventud sin que se diera cuenta que ya comenzaba a ser una anciana? ¿A donde esconde el miedo mientras se mantiene gallarda aunque sea con sus ganas y el deseo de mantener su altura a la que estaba acostumbrada?

¿A donde se está escondiendo el tiempo traicionero que se le escapa? ¿A donde está la oportunidad de realizar los sueños viejos?

¿A donde está aquel espejo que reflejaba la silueta esbelta que siempre cuidaba? ¿A donde están los años que le faltan?

¡Si ella supiera podría agarrarlos con sus manos y todas sus ansias y jamás dejaría que se le escaparan!

No hay palabras para explicar cuanto amo a mi madre. Cada día me siento honrada de tenerla conmigo.

It could be a Duck!

It’s not surprising to Real Estate Professionals that a Real Estate transaction can go wrong at any given time. I learned with experience to “try” and prepare mentally for such occasions. So far, it hasn’t worked! No agent likes for deals to fail and monetary is not the only reason. Your time and energy are invested as well as your credibility. For that reason, it’s essential to cross all your t’s and dot all your i’s with diligence and your expertise. If the transaction comes to an end, it should never be due to negligence. God help us to represent you all well!

It could be a Duck!

It’s not surprising to Real Estate Professionals that a Real Estate transaction can go wrong at any given time. I learned with experience to “try” and prepare mentally for such occasions. So far, it hasn’t worked! No agent likes for deals to fail and monetary is not the only reason. Your time and energy are invested as well as your credibility. For that reason, it’s essential to cross all your t’s and dot all your i’s with diligence and your expertise. If the transaction comes to an end, it should never be due to negligence. God help us to represent you all well!