¿Es bueno compartir ideas?

Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado” proverbio Africano

Nuestra sociedad vive bajo el deseo de adquirir, de poseer y de competir. Últimamente se ha desarrollado un nuevo interés, el de compartir, se hacen intercambios y se colabora en diversas áreas. Las redes sociales hacen viable esta última moda.

Recuerda que otros ya labraron el camino que te facilitará llevar a cabo tu aventura de negocio o desarrollar algún interés. Se piensa que compartir ideas nos robará reconocimiento, pero estamos muy lejos de la realidad. El intercambio de conocimientos te llevará a descubrir la variedad que existe de tu idea central. Esta variedad de ideas se encuentra en el razonamiento particular de tus colaboradores. Esto es posible gracias a la visión y experiencia personal de cada individuo.

 Tu propio razonamiento y oportunidades de expansión a los proyectos están basados en el margen estrecho de las experiencias que hayas vivido y la capacidad que hayas obtenido. Lo mismo pasa con profesionales en diversas áreas. Cuando la diversidad de opiniones y conocimientos chocan, también se multiplican y se expanden. La clave para una amplia visión, creación y ejecución de tu idea está en compartirla.

  1. Expón tu idea con claridad.
  2. Escribe tu idea para una clara visualización.
  3. Usa todas las herramientas disponibles que te faciliten el desarrollo del proyecto.
  4. No te desanimes con los altibajos.
  5. Pregunta, indaga, prepárate. No hay peor pregunta que la que no se hace, cliché, pero muy cierto.
  6. Rodéate de personas en las que confías, que son capaces y están listas para ayudarte.
  7. Date el tiempo necesario para culminar en el resultado deseado.
  8. No desistas a menos que lo hayas intentado todo.
  9. Cambia, modifica o deja ir esa idea si está trayendo negatividad a tu vida.
  10. Comienza de nuevo con otra idea si es necesario.

Igualmente es cierto que los seres humanos sentimos la necesidad de compartir. De ahí el auge de las diversas plataformas.  En la red cibernética encuentras una diversidad de opiniones. Algunas nos parecerán ilógicas y un poco desajustadas, y está bien. Eso se basa a nuestra propia forma de razonar, nuestras vivencias y valores. Todos queremos ser escuchados, tenemos necesidad de atención. La necesidad de contar tu historia es parte del ser humano. No queremos llorar en soledad. Una pena compartida es más fácil de sobrellevar, especialmente con amigos que enfrentan la vida con positivismo.  ¿Qué valor tienen todos tus logros cuando no hay con quien celebrarlo? ¿Te ha pasado alguna vez? Espero que no. Fíjate en los niños cuando aprenden a correr la bicicleta sin las ruedas de entrenamiento o sacan la pelota del campo. Su primera reacción es celebrar con sus compañeros y luego con sus padres. En ese orden por lo general.

En resumen, compartir no cuesta nada y puede ser de gran ganancia para tu vida y tus proyectos. Recuerda que debes ser cauteloso a la hora de compartir, escoge con cuidado a quienes serán parte de tu círculo. Mantén tu mente abierta a las opiniones de los demás, siempre reservando el derecho de ejecutar el proyecto en la forma que rinda más beneficios para ti. Cuando hables de tus sentimientos y necesidades personales, recuerda:

  1. Hay cosas que sólo se comparten en familia. No todos aceptaran tus defectos.
  2. Piensa si puedes vivir si tu confesión llega a ser pública. ¿Cómo afectará tu imagen?
  3. Medita en las consecuencias legales y financieras. Asesórate.
  4. No envíes secretos por escrito. Podrías enviarlo a la persona equivocada.
  5. Comparte solo con aquellos que lo hacen contigo. Es la mayor prueba de amistad.

Buena suerte en tu nuevo proyecto, en encontrar con quien compartir y sobre todo en guardar tus más preciados secretos.

“Eres amo de lo que callas y esclavo de lo que dices”

Sigmund Freud

Escoge bien lo que puedes compartir