Dolor de Amor

Sentimiento desgarrador que despedaza tus entrañas sin que puedas hacer nada. Llegó cuando menos lo esperabas sin anunciarse y sin invitación. Enloquece al más valiente con pensamientos incoherentes mientras buscan en su mente entender porque se fue aquel amor infiel.

Tu escondido entre las sombras miras los transeúntes pasar sin que puedan percatarse como te retuerce el dolor que dejó esa desilusión. Tu espíritu vaga por la ciudad que te vio nacer mientras recorres las calles hasta llegar a la plaza donde se juraron amor eterno. A lo lejos se oyen voces y risas. No entiendes como siguen su vida cotidiana cuando tú estás muriendo por dentro.

Es una Navidad sombría. Suenan las melodías en el centro comercial que hablan de la soledad que hoy te hace llorar. La embriaguez en tu mirada muestra la esperanza de reencontrase con la imagen que está grabada en su interior. ¿Dónde se esconde la ilusión de aquel amor que rompió tu corazón?

No prestas atención a los peligros de las vías cuando caminas como fantasma al que no le importa dejar este mundo y desaparecer por completo. Pedir ayuda es imposible cuando faltan palabras para describir este sentimiento hasta ahora desconocido. En tu semblante se refleja lo que llevas por dentro, no hay manera de ocultar tus sentimientos.

Ninguno se acerca para darte consuelo por miedo a fracasar en el intento. No hay dolor que se pueda comparar, ni siquiera alguno es igual. Tú te agarras a la esperanza. Aun cuando aquel amor no regrese lograrás dejar pasar el tiempo y sanar. Las cicatrices, aunque no sean visibles te recordarán el tiempo que viviste el peor de los tormentos.

NUESTRO PEQUEÑ0

“Nada dura para siempre” , decimos a menudo cuando estamos bajo estrés. Me alegro de que sea cierto incluso cuando la frase suena como un cliché.

¿Habrías imaginado que la difícil situación se convertiría en una bendición cuando las lágrimas cubrieron tus ojos y estuviste a punto de perder la razón?

Pensamientos de confusión, sentimientos de tristeza y profunda depresión sustituyeron a la celebración. Ya era doloroso; no era necesario avivar las llamas. Se hizo casi insoportable.

Noches de dolor y muchas oraciones nos dieron la esperanza de un resultado victorioso. Un alma tierna abre los ojos al sol por primera vez, pero era demasiado fuerte su esplendor.

Me alegro de que hoy seas fuerte, tu rostro ahora está cubierto por una sonrisa ya no hay señales de dolor. Alabo a Dios porque la frase no es solo un cliché sino que este año se se convirtió en nuestra realidad.

Pronto celebraremos el día en que viniste a este mundo para completar nuestra familia. Te quiero más cada día. Te pareces a tu padre y a tu abuelo cuando tenían tu edad, aunque tu pelo es rojizo. Sigue creciendo sano, pequeño, lo mejor de ti está por venir.

Vigilaremos cada paso que des y te cubriremos con un manto de amor y oraciones que durarán para la eternidad. Te queremos con todo nuestro corazón.

Eres una prueba de que las promesas de Dios son sí y amén. El Señor convierte nuestra tristeza en danza y nuestra prueba en triunfo.

EN VANO TE ESCONDES

Alguna vez todos tuvimos una idea errónea de la definición de la felicidad. No la busques mientras el tiempo pasa y ella no llega.

¡Un día en las riberas del rio del que solo yo me acuerdo!


Esperé por ti hasta que un día se esfumó la esperanza de que llegaras a mi vida. Te anhelaba desde que entendí que das color a la vida, pero pronto realice que eras solo un espejismo, un sueño en mi cabeza llena de ideales perfeccionistas.

No estabas en la soledad y los juegos de niña. Corrí tras de ti por caminos y veredas angostos en las llanuras y las bajadas del campo. Pero no di contigo. Solo me consolaban el trino de los pajaritos que parecían haber tenido el honor de tu presencia.

Me refugié en los libros y con la imaginación viajé por países desconocidos buscándote. Había huellas de tu estadía, pero no la dirección a la que te dirigías, había llegado tarde una vez más a tu encuentro. Crucé océanos hasta el viejo mundo, lenguas que nunca habían oído y sonrisas que marcaban tu esplendor me daban la esperanza de que un día también serías mía.

Estuve buscándote en los brazos del amor, pero ellos nunca saciaron la definición que mi mente guarda de ti. Te he idealizado quizás. Esos encuentros hicieron más profundo mi dolor y la necesidad de que llegaras a mi corazón. Aquellos momentos me provocaron una terrible desolación, vergüenza y depresión. 

Un día te busqué en la familia que tenía, pero estaban muy ocupados para compartir lo que tú les habías regalado. Miraba sus rostros llenos de ti mientras compartían cada día. Me provocaba celos su complicidad, entonces una vez más me llenó la soledad, el dolor y la confusión. Parece que no tenían de ti lo suficiente para convidarme al delicioso banquete que tú les proveías.  ¿Acaso no había lugar para que me invitaran a degustar de tus manjares? 

Se acerca el ocaso de mi vida y te busco en la pintura, la escritura, los pocos amigos y la vida que escogió nuestro Creador. Por alguna razón  nada parece ser suficiente, sigo en vela cada noche a ver si apareces de repente. 

Te busco en la divinidad y aunque sé que ahí tampoco estás, me lleno de gozo. Recién entendí que tú solo duras muy poco. Desapareces de repente cuando la realidad de la vida te quita la careta y te muestra tal cual eres. Efímera.

Eres pasajera y confundes a los que te buscan dejándolos con promesas incumplidas. La realidad de tu propósito en nuestras vidas nada tiene que ver con el sueño que de ti forjamos. Eres como el vapor de la mañana que dura hasta que la luz del sol la acaricia. Frágil y mezquina. Solo compartes con un grupo selecto.

Ya entendí que solo el gozo que viene de Dios nos da una esperanza que perdura
Ya no te busco, no sigas escondiéndote en vano, FELICIDAD.❤️

Espera en Dios y en su tiempo perfecto.