La Artista y el Guionista, por Frank Miranda

Es la primera novela de Corazón Samaritano, publicada independiente en Amazon en tapa suave y formato Kindle bajo el ISBN 9798664984798. El relato encara a Ruby y Ramiro en un reencuentro que puede dar oportunidad a un amor que no se cuajó cuando eran adolescentes en la escuela secundaria. Hay un gran problema: Ruby ahora está casada con dos hijos, y aunque Ramiro se aparece por teléfono y por el chat de América Online insinuando que se llama Rafael, que necesita que Ruby sea partícipe para un guion denominado Estampa Puertorriqueña sobre los puertorriqueños residiendo en Panamá, Ruby se ve forzada a no seguirle el jugueteó al susodicho Rafael. Mientras el personaje de Ramiro queda relegado en el fondo, Corazón Samaritano enfatiza la transformación de Ruby en el grueso de la obra. Ruby ha llegado a ser una gran pintora. En uno de esos chats Ramiro le pide que lo pinte, ella pondera, tanto como el lector sobre el significado del pedido. En mi más perspicaz impresión, ya que Corazón esboza en orden cronológico la vida de Ruby, entre su origen infantil y su familia con los errores y virtudes de toda familia puertorriqueña, los años mozos de la adolescencia, una estudiante brillante a veces aceptada y muchas veces no, esa joven ejemplifica los vaivenes para los que necesitan detenerse al momento de la remembranza del sacrificio de una madre soltera que nunca abandonó sus hijos.

Si buscas un libro sobre la trasformación del protagonista, este ofrece todas las marañas y artimañas y definitivamente pone en perspectiva el poderío narrativo de Corazón Samaritano haciendo presente los sentimientos, las emociones y las sensaciones.    

Aunque es su primer libro, denota como si Corazón Samaritano deseaba plasmar un cuento sobre alguien en particular, y el primer libro usualmente jala mucho sobre la vida propia del autor. Sin ninguna duda e indiscutiblemente en esta novela se aprecia una rara combinación entre el cuento y una trama centrada en el cambio significativo de la protagonista principal. En La Artista y el Guionista, de seguro porque Corazón tuvo una vida entera para meditar el mapa mental de los componentes de trama real y ficticios, produjo una obra que te enseña lo que el personaje es y a lo que puede llegar.

La Artista y el Guionista comprueba que las publicaciones independientes, sin el bisturí de editoras famosas, quienes a la larga cambian las ideas del autor y las convierten suyas por motivos económicos y de mercadeo, son más apelativas si buscas una narrativa que inspire, motive, eduque, que construya una marca, lance un movimiento y cambie vidas. En fin, el subtítulo del Libreto de Amor, Dolor y Triunfo demuestra que el cerebro de Corazón Samaritano está alambrado para el relato romántico. Su esencia es sobre el salto de la pobreza a la riqueza, no en términos de bienes materiales, sino en lo valioso del sacrificio, la gloria, la esperanza y la fe. Es una gran obra para adolescentes y parejas jóvenes. Un bonito regalo para los amantes del romanticismo o para los estudiosos de los ensayos y la novelas. 

Frank Miranda, A Dream Maker

Frank Miranda

Meet the person who dedicated endless hours and all his skills to make my dream of writing books a reality. Frank is my editor, friend, and compatriot. He left Puerto Rico at an early age, but we share memories of the countryside and the beauty of the prairies and rivers. Above all, we love our people and the stories that are forever etched in our minds. Together we remember the stories that came alive as we share the writing of my books: La Artista y el Guionista and El Fogon de Ruby. I owe Frank my gratitude.

This is what he tells us about his experiences:

The motivation for writing my first book was inspired by the inability to talk in my native language when I immigrated to the United States in my youth. When I became an adult, I realized that by learning the English language I would learn much more and life would be easier.

Being outside my country relegated my native language to the background. I hardly had the opportunity to practice and develop my Spanish language with other Spanish speakers informal conversations. Not wanting to lose my roots led me to study Spanish grammar.

The desire to write my first book arose through experiences acquired through the military. In all assigned departments I had the need to write reports. By writing these reports, I developed a love for writing. I combined my desire to keep my roots with the need to learn the much-needed English language. Having the duty to complete the reports in a language I learned as an adult led me to try to be an expert in this new language that was vital to my professional development.

At the young age of sixteen, I left my homeland, Puerto Rico. My childhood developed in the bosom of an incomplete family. I got to my youth without major events except that I left my island to which I have never returned to stay. I always helped and care for my grandmother and the closest family by running errands to the store. As a young kid, I took the opportunity to run my bike which made the chores more enjoyable. I did not like school as much as I should, but that did not stop me from chasing my dreams.

The lack of paternal and maternal warmth led me to be somewhat insecure and humble. Since I was little, I valued the unconditional love that my grandmother gave me. This love shaped my character and make me become a person with a high level of detachment. Now, I enjoy leading others to dream as I once did. With the opportunity to help others I strive to enrich my style and scope of the lexicon to master the vocabulary. This pushes me to be fully immersed in the versatility of literary projects.

Frank Miranda is a pseudonym he created to expand his style. He has written books on various subjects. His greatest passions are sports, the study of the novel, and reading a variety of subjects. Already feeling fulfilled, he has made his editing skills available to lucky ones like me, he constantly encourages you to edit your own work according to narrative using simple language easy to be understood by all.

Frank Miranda is a man of gentle , and noticeably clear speech. He pays attention to your own ideas and encourages you to share your experiences as you feel them. He is a good editor whose focus is not on changing the meaning of your experiences. I could say that he rather encourages you to be real and honest with your own style. His subtlety and the editing of the works lets you develop, understand, grow, and improve the skill that he knows is within you.

I will live forever grateful for the time, dedication, and care that Frank has devoted to helping me dream while I was still awake. He discovered in me abilities that I did not know I possessed. Thanks, Frank

A song compiled with the town names of our beautiful island.

Frank Miranda, Edificador de Sueños

Frank Miranda

Conoce a la persona que dedicó su habilidad y horas interminables para hacer mi sueño de escribir libros una realidad. Frank es mi editor, amigo y compatriota. Aunque dejó a Puerto Rico a temprana edad nos unen los recuerdos del campo, la hermosura de las praderas y los ríos, pero sobre todo el amor a nuestra gente y las historias que quedaron grabadas para siempre en nuestra mente. Juntos recordamos estas historias que se hacen vivas mientras compartimos la escritura de mis libros: La Artista y el Guionista y El Fogón de Ruby. Le debo a Frank toda mi gratitud.

Esto nos dice de sus experiencias:

La motivación de escribir mi primer libro es causada por la pérdida de mi idioma natal cuando emigré a los Estados Unidos en mi juventud. Estar fuera de mi país relegaba mi idioma natal a segundo plano. Apenas tenía la oportunidad de practicar y desarrollar mi idioma español con otros hispanoparlantes en conversaciones formales. El deseo de no perder mis raíces me llevaron a ser un estudioso de la gramática. Cuando llegué a adulto realicé que bajo el condicionamiento del idioma inglés aprendería mucho más y la vida sería más fácil.

El deseo de escribir mi primer libro surgió mediante las vivencias adquiridas a través de la milicia. Todos los departamentos asignados tenían la necesidad de escribir informes. Al escribir informes desarrolle el amor por la escritura. Combiné mi deseo de mantener mis raíces con la necesidad de aprender el idioma inglés que tanto necesitaba. La necesidad de completar estos informes en una lengua que aprendí cuando ya era un adulto me llevó a tratar de ser un experto en este idioma que era vital para mi desarrollo profesional.

A la corta edad de dieciséis años dejé mi patria, Puerto Rico. Mi niñez se desarrolló en el seno de una familia incompleta. LLegué a mi juventud sin grandes eventos excepto que dejé mi isla a la cual nunca he regresado para quedarme. Era una ayuda para mi abuela y la familia más cercana haciendo los mandados a la tienda mientras aprovechaba a correr mi bicicleta.
La escuela no era lo que más me llamaba la atención por lo cual no terminó como hubiera querido. Eso no me impidió perseguir mis sueños.

La falta del calor paternal y maternal me llevó a ser un tanto inseguro y humilde. Desde pequeño valoré el amor incondicional que mi abuela me brindaba. Este amor moldeó mi carácter y he llegado a ser una persona con alto nivel de desprendimiento.  Ahora disfruto llevar a otros a que sueñen como yo lo hice alguna vez. Con la oportunidad de ayudar a otros me esforzaron enriquecer mi estilo y el alcance del léxico para dominar el vocabulario. Esto me empuja a estar inmerso en una versatilidad de proyectos literarios.

Frank Miranda es un seudónimo el cual creó para expandir sus proyectos literarios. Él ha escrito libros en diversos temas. Sus mayores pasiones son el deporte, estudio de la novela y la lectura en una variedad de sujetos. Ya sintiéndose realizado ha puesto a la disposición de algunos afortunados como yo, sus destrezas de editor. El constantemente te exhorta a que edites tu propio trabajo conforme a la narrativa con un estilo sencillo, fácil, para que lectores de todos los niveles lo puedan entender.

Gracias por el tiempo, dedicación y el esmero que has puesto en ayudarme a soñar mientras estaba despierta. Él descubrió en mi habilidad que yo no sabía que poseía.

Corazón Samaritano