Los que florecen tarde

“No importa cuanto te tardes en florecer mientras mantengas tus raíces con vida” Corazón Samaritano

Durante la primavera del año pasado, mi esposo y yo fuimos a la ferretería y compramos dos plantas de flores similares. Él eligió una que estaba llena de vida, floreciendo a su máxima capacidad florecitas azules. La mía era más pequeña con flores rosadas y muchos capullos. Hasta ahora nada fuera de lo común. Excepto que este año mi planta está viva y la de él se murió. ¡Se fue para siempre! ¿Cómo ha sucedido? Son plantas perennes después de todo.

Es asombroso cómo vemos analogía en las cosas más simples de la naturaleza. Ayer mientras estaba lavando mi auto, y lamentándome porque el sol era intenso, la maceta vacía en mi jardín me recordó a los que florecen tarde.

Según el diccionario urbano, las personas que florecen tarde experimentan un apogeo a los 20 y / o 30 años. Es ahí cuando finalmente tienen los factores (situación social y / o laboral, dinero, cuerpo, apariencia, etc.). Te debe encantar cómo el diccionario urbano define las cosas. Algunas definiciones son muy divertidas.

Bueno, esa definición me tocó de cerca. No me gusta mucho, pero debo aceptarlo. Soy una persona que floreció tarde. Fue un verano de 1999 cuando tomé la mejor decisión profesional y la que cambió mi vida. Me dio reconocimiento social y libertad financiera. Tenía 36 años cuando comencé mi carrera de 21 años en el sector inmobiliario. Florecimiento tardío, (Late Bloomer), es una descripción tenue de los años que habían pasado antes de que me llegara la oportunidad de florecer abundantemente.

Estuve ocupada criando a mis hijos y trabajé en diferentes sectores, pero nada de importancia, aunque tengo cuatro años de universidad. Tuve un comienzo tardío, pero lo hice valer y eso es una victoria.

No hablaba inglés con fluidez; mis conexiones sociales se limitaban a amigos de habla hispana. No podía encontrar mi camino por la ciudad y mi paciencia se estaba agotando. ¿Qué marcó la diferencia para mí? Estaba decidida y tenía las herramientas que necesitaba a mi disposición. No tengas miedo de usar esas herramientas mientras te aventuras en un nuevo interés o una carrera. Esas herramientas podrían ser un esposo comprensivo, un compañero de trabajo dispuesto y listo para enseñarte los conceptos básicos. La ayuda de tu mamá cuidando a los niños. Puede ser cualquier cosa. Recuerda hacerles saber lo agradecido que estás.

Los que florecen tarde tienen la ventaja de la experiencia, la resistencia y el deseo de demostrar que pueden. Me aseguré de pasar todos mis exámenes, estudiando intensamente. Tenía algo que demostrarles a mis compañeros y a mí misma. Es bueno resaltar que ninguno de mis compañeros de clases está en el sector inmobiliario actualmente. 

No permitas que pequeñas circunstancias como las barreras del idioma o un sentido limitado de orientación se interpongan en tu camino. A tu alrededor hay personas que quieren ayudarte. Pueden ser unos pocos, eso no es importante. Lo que es crucial es que no estás solo. Muchos de nosotros lo hemos intentado y lo hemos logrado.

Otro ejemplo me ocurrió en 2016. Una amiga me invitó a una reunión, mientras ella enseñaba pintura acrílica. Estaba muy emocionada; nunca hubiera soñado con aprender a pintar. Empecé a seguir a artistas en YouTube y me hice amiga de algunos. Ellos son parte de esas herramientas que necesitas agarrar. Les encanta enseñar y puedes apoyarlos mientras aprendes. Últimamente comencé a escribir sobre mi vida con un amigo escritor. Hasta ahora, he escrito dos libros.

¿Te dije que estoy al final de mis 50 años? Quizás ya hiciste la suma. Bueno, ya ves. Los que florecemos tarde no tenemos tiempo que perder. Hacemos que nuestros esfuerzos cuenten. Ahora quiero compartir mis experiencias y comencé este blog. 

¿Qué tal todos estos logros para alguien que floreció tarde?

No sé dónde te encuentras en la vida, pero quiero animarte a empezar. Solía decir, “si no comienzas, nunca terminarás”. No es un pensamiento profundo, pero aplico este principio a mi vida diariamente. En ese momento me refería a recoger escombros del jardín o cortar el césped, pero últimamente esa frase ha resultado ser cierta en todas las áreas que estoy explorando. Incluso con la curiosidad de saber por qué las plantas con hermosas flores mueren y las que parecen débiles sobreviven y prosperan.

Are you a late bloomer?

“The most beautiful thing is that despite the shallow life we sometimes succumb to – the soul has no timeline and it knows what it wants and will yearn within until it seeks the journey”

― Malebo Sephodi

Last spring, my husband and I went to the hardware store and purchased two similar plants. He picked the one full of life, blooming to its capacity with lots of tiny blue flowers. Mine was smaller and blooming small pink flowers and had many buds, so far nothing out of the ordinary.  Except that this year mine was alive, his was dead. They were gone forever! How has it happened? They are perennial plants, after all.
 
It is amazing how we find an analogy in the simplest things of nature. Yesterday as I was washing my car yesterday and regretting it because the sun was intense, the empty garden pot reminded me of late bloomers.
 
According to the urban dictionary, late bloomers are people who experience a delayed heyday in their 20’s and or 30’s, when they finally have the factors (social and or job status, money, body, looks, etc.). You must love how the urban dictionary definitions.
 
Well, that rings a bell. Too close to home for me to like it, but I must accept it. I am a late bloomer. It was a summer in 1999 when I made the best career decision and the one that changed my life. It gave me social recognition and financial freedom. I was 36 years old when I started my 21-year career in Real Estate. Late bloomer was an understatement.
 
I had been busy raising my kids and worked in different jobs, but nothing of significance, although I have four years of college under my belt. I had a late start, but I made it count and, that is a win.
 
I was not fluent in English and, my friends were Spanish speaking. I could not find my way around the city. My patience was running low. What made the difference for me? I was determined and had the tools I needed at my disposition. Do not be afraid to use those tools as you venture out to a new interest. Those tools could be a supportive husband, a willing co-worker ready to teach you the ropes. The help of your mom looking after the kids. It can be anything. Remember to let them know how grateful you are.


Late bloomers have the advantage of experience, endurance, and desire to prove we can. I made sure never to fail a test, studying hard. I had something to prove to my peers and myself. Needless is to say that none of my peers are in Real Estate. Do not let little circumstances like language barriers or a limited sense of direction get in your way. People around you want to help you. They may be just a few, that is not important. What is crucial is that you are not alone. Many of us have done it and succeed at it.
 
Another example happened in 2016 when a friend invited me to a gathering. She was teaching acrylic painting. I was beyond myself; never would I have dreamed of learning how to paint. I started following artists on YouTube and made friends with some. They are part of those tools you need to grab ahold of it. They love teaching. You can support them as you learn. Lately, I started writing about my life with a writer friend. So far, I wrote two books. Did I tell you I am now in my late 50’s? Well, there you go. Late bloomers have no time to waste. We make our efforts count. Now I want to share my experiences and started this blog. How about all these accomplishments for a late bloomer?
 
I do not know where you are in life, but I want to encourage you to start. I used to say, “if you don’t start, you will n.” It is not deep, but I applied this principle to my life daily. At the time, it was about picking up debris from the yard or cutting the grass, but now, that phrase proved to be true in all the areas I am exploring. Even in the curiosity of why beautifully blooming plants die and those looking weak survive and thrive.