¿DÓNDE ESTAS AMOR PERFECTO?

Mi amado hijo mayor, hoy retirado fue policía y militar desde los 16 años. Uno de mis orgullos.

Eres tan transparente como el viento que llega y se va de repente. Te siento, pero no te tengo. No me dejas poseerte ni a mi lado retenerte para poder saciarme completamente.

Usas camuflaje como el camaleón que se defiende de su agresor. ¿No sabías que a ti te hubiera dado lo mejor de mí?

Suenan las melodías que enmarcan tu silueta con coros de falsas promesas que no me cumples, aunque te añoro. El olor que despierta los sentimientos de tu esencia acaricia mis sentidos provocándome, así como provoca al mar el ocaso del día. 

Se oyen rumores de tu estadía en las casas vecinas donde te celebran a son de bocina. De lejos oigo la algarabía. Pasaste de largo por mi balcón sin voltear tu rostro para prestarme atención.

Dejaste un vacío en el corazón mío cuando te pedí que llegaras y en mi hicieras tu morada. Hubiera querido protegerte de las malas experiencias que trae consigo la vida.

Mis lágrimas no fueron lo suficiente para poder detenerte cuando la espalda me dabas y de mí te alejabas. El dolor quebró mi pequeño corazón sin entender como pudiste tener el valor de abandonarme a mí y a nuestro pequeño retoño.

Si hubieras sido paciente, si me hubieras mirado de frente, mis lágrimas hubieras con tus caricias enjugado. Quizás, si me hubieras dejado expresarte lo que había en mi alma todo hubiera sido diferente.

Era muy joven, me faltaban palabras para poder decirte elocuentemente lo que en ese momento sentía. Solo gemía frases incoherentes. 

Jugaste conmigo a las escondidas como si fuéramos niños traviesos y desconocidos. Olvidabas que habíamos crecido oyendo el uno del otro desde lados opuestos del cerro que separa nuestras fincas. Algunas amistades compartíamos, aunque tenemos diferencia en años.

Hoy tengo las agallas, (quizás) de decirte lo que un día mis tiernos labios no pudieron expresar. Cuando de mi lado partiste te llevaste contigo la esperanza que en mí vivía desde niña. Eso fue el triste final de mi ilusión y mi espera. No te busqué más y no importa ya. Aquel perfecto amor que una vez vivió en mi está para siempre muerto. ❤️

TE LLEVASTE CONTIGO MI ILUSIÓN SIN PREOCUPARTE DE LAS HUELLAS QUE EN MÍ DEJASTE. LOS RASTROS DE TU DESPRECIO ME PERSIGUIERON GRAN PARTE DE MI VIDA.

Dios solamente puede darnos el amor perfecto que tanto anhelamos.
DELL Optiplex Desktop with 22in LCD Monitor (Core 2 Duo 3.0Ghz, 8GB RAM, 1TB HDD, Windows 10), Black (Renewed)