WHILE YOURS MANIFEST!

Nothing is more selfish than raining on someone’s parade. Not only learn to celebrate others like it is your accomplishment but help them to get there sooner. Anyone who is faithful in the little things will receive his portion in due time.

Nada es más egoísta que llover sobre el desfile de alguien. No solo aprenda a celebrar a los demás como si fuera su logro, sino que también ayúdelos a llegar antes. Aquellos que son fieles en las pequeñas cosas recibirán su porción a su debido tiempo.

BE FAIR!

We can be guilty of hurting innocent people when we make them the target of our anger.

I was recently discussing this issue with a young mother in my family. I told her that youth brings with it the energy to engage in unnecessary rivalry and hatred.

Maybe, is the hormones in an uproar; who knows. In short, it won’t be until very late in life that they will realize how ridiculous it is to keep the flame of discord alive.

In the meantime, we are the targets of their ignorant confrontations that lack any shred of evidence about the reason to be mad.

May God help us because, with these conflicts, we affect not only the adults in our family but also innocent children.

Podemos ser culpables de herir a personas inocentes cuando las convertimos en el objeto de nuestra ira. Recientemente estuve discutiendo este tema con una joven madre de mi familia. Le dije que la juventud trae consigo la energía para participar en una rivalidad y odios innecesarios.

Tal vez, las hormonas están alborotadas; quién sabe. En resumen, no será hasta muy tarde en la vida que se darán cuenta de lo ridículo que es mantener viva la llama de la discordia.

Mientras tanto, somos el objeto de sus confrontaciones ignorantes que carecen de cualquier prueba sobre la razón para estar enojados.

Que Dios nos ayude porque, con estos conflictos, afectamos no solo a los adultos de nuestra familia sino también a niños inocentes.

EN VANO TE ESCONDES

Alguna vez todos tuvimos una idea errónea de la definición de la felicidad. No la busques mientras el tiempo pasa y ella no llega.

¡Un día en las riberas del rio del que solo yo me acuerdo!


Esperé por ti hasta que un día se esfumó la esperanza de que llegaras a mi vida. Te anhelaba desde que entendí que das color a la vida, pero pronto realice que eras solo un espejismo, un sueño en mi cabeza llena de ideales perfeccionistas.

No estabas en la soledad y los juegos de niña. Corrí tras de ti por caminos y veredas angostos en las llanuras y las bajadas del campo. Pero no di contigo. Solo me consolaban el trino de los pajaritos que parecían haber tenido el honor de tu presencia.

Me refugié en los libros y con la imaginación viajé por países desconocidos buscándote. Había huellas de tu estadía, pero no la dirección a la que te dirigías, había llegado tarde una vez más a tu encuentro. Crucé océanos hasta el viejo mundo, lenguas que nunca habían oído y sonrisas que marcaban tu esplendor me daban la esperanza de que un día también serías mía.

Estuve buscándote en los brazos del amor, pero ellos nunca saciaron la definición que mi mente guarda de ti. Te he idealizado quizás. Esos encuentros hicieron más profundo mi dolor y la necesidad de que llegaras a mi corazón. Aquellos momentos me provocaron una terrible desolación, vergüenza y depresión. 

Un día te busqué en la familia que tenía, pero estaban muy ocupados para compartir lo que tú les habías regalado. Miraba sus rostros llenos de ti mientras compartían cada día. Me provocaba celos su complicidad, entonces una vez más me llenó la soledad, el dolor y la confusión. Parece que no tenían de ti lo suficiente para convidarme al delicioso banquete que tú les proveías.  ¿Acaso no había lugar para que me invitaran a degustar de tus manjares? 

Se acerca el ocaso de mi vida y te busco en la pintura, la escritura, los pocos amigos y la vida que escogió nuestro Creador. Por alguna razón  nada parece ser suficiente, sigo en vela cada noche a ver si apareces de repente. 

Te busco en la divinidad y aunque sé que ahí tampoco estás, me lleno de gozo. Recién entendí que tú solo duras muy poco. Desapareces de repente cuando la realidad de la vida te quita la careta y te muestra tal cual eres. Efímera.

Eres pasajera y confundes a los que te buscan dejándolos con promesas incumplidas. La realidad de tu propósito en nuestras vidas nada tiene que ver con el sueño que de ti forjamos. Eres como el vapor de la mañana que dura hasta que la luz del sol la acaricia. Frágil y mezquina. Solo compartes con un grupo selecto.

Ya entendí que solo el gozo que viene de Dios nos da una esperanza que perdura
Ya no te busco, no sigas escondiéndote en vano, FELICIDAD.❤️

Espera en Dios y en su tiempo perfecto.

¿Es bueno compartir ideas?

Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado” proverbio Africano

Nuestra sociedad vive bajo el deseo de adquirir, de poseer y de competir. Últimamente se ha desarrollado un nuevo interés, el de compartir, se hacen intercambios y se colabora en diversas áreas. Las redes sociales hacen viable esta última moda.

Recuerda que otros ya labraron el camino que te facilitará llevar a cabo tu aventura de negocio o desarrollar algún interés. Se piensa que compartir ideas nos robará reconocimiento, pero estamos muy lejos de la realidad. El intercambio de conocimientos te llevará a descubrir la variedad que existe de tu idea central. Esta variedad de ideas se encuentra en el razonamiento particular de tus colaboradores. Esto es posible gracias a la visión y experiencia personal de cada individuo.

 Tu propio razonamiento y oportunidades de expansión a los proyectos están basados en el margen estrecho de las experiencias que hayas vivido y la capacidad que hayas obtenido. Lo mismo pasa con profesionales en diversas áreas. Cuando la diversidad de opiniones y conocimientos chocan, también se multiplican y se expanden. La clave para una amplia visión, creación y ejecución de tu idea está en compartirla.

  1. Expón tu idea con claridad.
  2. Escribe tu idea para una clara visualización.
  3. Usa todas las herramientas disponibles que te faciliten el desarrollo del proyecto.
  4. No te desanimes con los altibajos.
  5. Pregunta, indaga, prepárate. No hay peor pregunta que la que no se hace, cliché, pero muy cierto.
  6. Rodéate de personas en las que confías, que son capaces y están listas para ayudarte.
  7. Date el tiempo necesario para culminar en el resultado deseado.
  8. No desistas a menos que lo hayas intentado todo.
  9. Cambia, modifica o deja ir esa idea si está trayendo negatividad a tu vida.
  10. Comienza de nuevo con otra idea si es necesario.

Igualmente es cierto que los seres humanos sentimos la necesidad de compartir. De ahí el auge de las diversas plataformas.  En la red cibernética encuentras una diversidad de opiniones. Algunas nos parecerán ilógicas y un poco desajustadas, y está bien. Eso se basa a nuestra propia forma de razonar, nuestras vivencias y valores. Todos queremos ser escuchados, tenemos necesidad de atención. La necesidad de contar tu historia es parte del ser humano. No queremos llorar en soledad. Una pena compartida es más fácil de sobrellevar, especialmente con amigos que enfrentan la vida con positivismo.  ¿Qué valor tienen todos tus logros cuando no hay con quien celebrarlo? ¿Te ha pasado alguna vez? Espero que no. Fíjate en los niños cuando aprenden a correr la bicicleta sin las ruedas de entrenamiento o sacan la pelota del campo. Su primera reacción es celebrar con sus compañeros y luego con sus padres. En ese orden por lo general.

En resumen, compartir no cuesta nada y puede ser de gran ganancia para tu vida y tus proyectos. Recuerda que debes ser cauteloso a la hora de compartir, escoge con cuidado a quienes serán parte de tu círculo. Mantén tu mente abierta a las opiniones de los demás, siempre reservando el derecho de ejecutar el proyecto en la forma que rinda más beneficios para ti. Cuando hables de tus sentimientos y necesidades personales, recuerda:

  1. Hay cosas que sólo se comparten en familia. No todos aceptaran tus defectos.
  2. Piensa si puedes vivir si tu confesión llega a ser pública. ¿Cómo afectará tu imagen?
  3. Medita en las consecuencias legales y financieras. Asesórate.
  4. No envíes secretos por escrito. Podrías enviarlo a la persona equivocada.
  5. Comparte solo con aquellos que lo hacen contigo. Es la mayor prueba de amistad.

Buena suerte en tu nuevo proyecto, en encontrar con quien compartir y sobre todo en guardar tus más preciados secretos.

“Eres amo de lo que callas y esclavo de lo que dices”

Sigmund Freud

Escoge bien lo que puedes compartir

Posibilidades

“Que hubiera pasado si” “Letters to Juliet” es una de mis películas favoritas. Esta trama trata sobre una joven aspirante a escritora que visita Verona, Italia para una luna de miel prematura con su prometido Víctor, un cocinero de alta cocina quien pronto abrirá su restaurante. Víctor está más interesado en el queso aciago y las recetas antiguas que pasar tiempo con su novia Sophie disfrutando la ciudad y su belleza. Sophie descubre que miles de “Cartas a Julieta” son dejadas en el patio de Verona. Las cartas suelen ser contestadas por un grupo de damas conocidas como, “las secretarias de Julieta”. Ella encontró accidentalmente una carta del 1957 atrapada dentro de la pared de ladrillo que no había sido contestada. La carta fue escrita por Claire Smith a Lorenzo Bartolinis, su amor que fue truncado en la juventud. Sophie se unió al grupo de las secretarias dándose a la tarea de responder aquella carta que tanto la impresionó.

Adivinaste, Claire viaja inmediatamente a Verona con su nieto para buscar a su amor que había quedado incompleto. Puede que hayas comenzado a pensar en el desenlace. Te arruinaría el final de la historia, así que omitiré esa parte tan interesante. Date la oportunidad de ver la película, no te decepcionará.

Aquí es donde entra en juego el “qué hubiera pasado si”. Todos tenemos esos “qué hubiera pasado si” en nuestras mentes de vez en cuando. “Qué hubiera pasado si” me hubiera casado con ese apuesto y encantador príncipe “Y qué hubiera pasado si” me hubiera quedado en la universidad terminando mi bachillerato. Los “que hubiera pasado si,” pueden ser muchos, y quedarán para siempre sin respuesta. No podemos deshacer la vida. Cualquier suposición sería sólo especulativa. La vida es como el hermoso paisaje que alguien pintó en lo que ahora es un rompecabezas de mil piezas. Cuando le falta una pieza la imagen de esa obra maestra queda incompleta, aunque hayas trabajado para ensamblarla durante horas, días o semanas, según el tiempo te lo haya permitido. Esa obra maestra se verá diferente, pero seguirá siendo hermosa. Ten paciencia y mucha fe. Te prometo que hay un nuevo escenario que puedes pintar en tu propio lienzo.

“Que hubiera pasado si” me hubiera quedado en mi país terminando la carrera. Los “qué hubiera pasado si” viven en nuestro adentro por diversas razones. ¿Cuales son los tuyos?

A menudo sueño con mis años de escuela secundaria. No pude graduarme con mis compañeros, en cambio adquirí el GED. Yo era una estudiante prometedora con altas calificaciones académicas. Joven e ignorante tomé un giro que cambió mi vida. No lo llamaré un giro equivocado. Sólo una decisión prematura que cambió mi propio escenario. ¿Fui yo la que tomo la decisión? ¿O era este giro parte del plan de divino para mí vida? Algún día lo sabré, pero por ahora vivo a menudo pensando como Claire. “Qué hubiera pasado si.”

Claire, una señora mayor, todavía luciendo maravillosa y con una voz dulce, decidió darse la oportunidad de responder al “qué hubiera pasado si” en su vida. Era viuda y podía viajar con su apuesto nieto. Logró contar también con la ayuda de Sophie para su búsqueda. La diferencia entre Claire y nosotros es clara. No estamos viviendo una vida fabricada en Hollywood. Por lo tanto, viviremos con las preguntas sin respuesta, del “qué hubiera pasado si”.

 “Que hubiera pasado si” a menudo me trasladaba a sueños nocturnos de mis años de juventud cuando la vida estaba llena de muchas posibilidades. Ciertamente, esos “que hubiera pasado si” me trajeron en ocasiones tristeza, especialmente en aquellos momentos en que la vida era sobria y desequilibrada. Es inevitable reflexionar sobre las elecciones que tomaste y las consecuencias de esas decisiones, pero no te desesperes, nada dura para siempre y pronto vuelve la alegría. La vida te vuelve a sonreír y el “qué hubiera pasado si” se esfuma al menos por un tiempo. La vida se basa en altibajos y esos ”que hubiera pasado si” son inevitables.

¿Y si mi vida no hubiera tomado ese giro en la escuela secundaria? ¿Y si no hubiera salido de mi país? Esos “que hubiera pasado si”, pudieran ser un poco tristes, pero no cuando puedo ver tanta felicidad frente a mí. ¡Lo logré! Vivo en una hermosa ciudad en una hermosa casa con un buen esposo y tengo una familia increíble, dos hijos adultos, guapos y exitosos y seis hermosos nietos, una carrera de veintiún años, la capacidad y la libertad de escribir dos libros y el privilegio de compartir contigo mis experiencias de vida a través de este blog. Abrazar la vida te permitirá desarrollar nuevas estrategias y metas. Además, te darán el deseo de tratar cosas nuevas, no del “qué hubiera pasado si”, sino del “qué es” lo próximo en tu vida. Van mis deseos de una feliz búsqueda y una exitosa jornada, mis amigos.

¿Qué pasará si compartes tus pensamientos conmigo? Me encantaría leerlos.

Era mi corazón un ala viva y turbia…
un ala pavorosa llena de luz y anhelo.
Era la primavera sobre los campos verdes.
Azul era la altura y era esmeralda el suelo.

Ella -la que me amaba- se murió en primavera.
Recuerdo aún sus ojos de paloma en desvelo.
Ella -la que me amaba- cerro sus ojos… tarde.
Tarde de campo, azul. Tarde de alas y vuelos.
Ella -la que me amaba- se murió en primavera…
y se llevó la primavera al cielo.

Pablo Neruda

Amor, fe y paciencia

Fue mejor que no te conocí. Que no te amé en esa época. Te hubiese roto el corazón y nunca estarías tan cerca como lo estás ahora. Porque no confío ni en mí mismo, porque todo lo que toco lo rompo. Porque aún no me pintas como soy, ahora que nunca te decepcioné y pegada a la piedra te mantuviste en espera de lo que somos ahora.

Porque te lo mereces. Por haberme mantenido fuera de tu existencia para que tu lienzo afirme tu misterio y la mística de no haber sido otra ilusión que se desvaneció.

Pasados los años te das cuenta de que hubo amores que no florecieron cuando lo esperabas porque aún no llegaba el otoño o simplemente no era su tiempo. Todos crecimos con un sentimiento dentro de nuestro ser del amor que pudo ser y no fue. De los sueños que quedaron dormidos con el tiempo pero que jamás se desvanecieron. Las cuitas del alma escogen la música que amerita la historia que un día se quedó incompleta pero que jamás le faltó la espera que vivió en el corazón de quien edita las historias de amor, de fe y de paciencia.

Quizás en todos está el recuerdo del gigante dormido que quiere resurgir con el rumor del amor que hace su aparecido al presente de tu vida, aunque sea detrás de una cámara, escondido o en el mundo de las redes del destino. En ti crece la expectativa de conocer qué fue de su vida, sus propios sueños o los que una vez compartieron.

La vida suele darnos la oportunidad de entender si aquel amor debió haber sido o las razones del por qué no fue. Después de enterarnos de los pormenores y los sinsabores que pasaron en la vida de los que vivieron en nuestra mente podremos entender lo que una vez nos dolió a muchos y, a otros nos rompió el corazón. Pensamos en aquel entonces que perdimos la oportunidad del amor perfecto, pero pronto despertamos a la realidad que atesoramos en nuestra mente como la fantasía de un cuento.

Aprende de las lecciones reveladas en este tiempo, que todos los mortales somos imperfectos. Aquello que pudo ser y no fue tenía razones escondidas y que aquel momento de dolor te libró de despertar antes de tiempo a una cruda realidad de vida.

Cuando medites en sus historias y sus tristezas que ahora compartió contigo entenderás que aquello no fue más que una ilusión de esas que nos cautiva, pero no una realidad. Que no eres única en desdichas y sin sabores con momentos de alegría y dicha como le suele pasar a la mayor parte de los que conoces, aunque solo sea de oídas. Es la realidad y no hay manera de evitarla, no hay caminos cortos o sin abrojos que te lastimen los pies mientras das tus pasos por la vida. Por eso anímate y no desmayes que el sol sale para todos, aunque en las mañanas solo veas neblina.

Agárrate de la oportunidad de compartir tus sentimientos y las vivencias de los caminos paralelos que al fin encontraron un atajo que los llevó al reencuentro. Comparte la alegría y las tristezas que vivieron si el tiempo lo amerita, siendo prudente o conducente a una amistad que puede continuar por largo tiempo si el destino así lo quiere. Puede ser, quien sabe, la oportunidad que te regaló la vida para que revivas el amor que hasta entonces solo fue un ensueño. Quizás ese atajo lo dibujó el destino para que puedas cerrar ese capítulo de tu vida antes de que aquel te puede aclarar los hechos vuele fuera de esta vida hasta la eternidad que es una realidad para todos.


Da gracias por la oportunidad de sanar cualquier herida que no cicatrizó porque tu mente estaba confundida. Ella necesitaba el punto final que le dio aquella conversación al otro lado del auricular o en la pantalla que torna en claridad la confusión que dejó en tu mente la partida de aquella desdicha de amor.

Recuerdo haber leído en algún lugar este pensamiento: el amor que se libra del olvido es el amor que quedó insatisfecho.

¿Alguna vez enviaste o recibiste un mensaje tan profundo como este que te dejé de entrada?

Déjame una reseña de tu experiencia.

About me

I have the desire to share stories. I believe that not sharing experiences in love, family, or business was a waste of years of knowledge and preparation. The moment is finally here. I found someone to encourage me and, I got started. Everything has its own perfect time. Come share with me your experiences. We can learn from each other. I will consider you as one of my good friends.